Anatomía Sexual

Conociendo y entendiendo la estructura y las funciones de la anatomía sexual aprenderás a apreciar cada parte de tu cuerpo para poder disfrutar plenamente de tu sexualidad.

Por ejemplo,  si no tenemos conocimiento amplio de cuál es la función de los labios interiores de la vulva durante la etapa de excitación en la mujer; o cual es la mejor forma de estimular el clítoris según la forma y el tamaño del mismo; o cual es la parte más sensible del pene y como le produce más placer al hombre;  ¿Cómo podemos maximizar el placer que queremos recibir y que queremos dar?

Sólo el conocimiento y la puesta en práctica de los mismos nos dan la oportunidad de tener una extraordinaria vida sexual. De muy poco sirve llenarse de conocimientos y no llevarlos a la práctica para poder validarlos. Lo que debe existir es un balance entre el conocimiento y la práctica que tu lo definirás según tu apetito de aprendizaje.  

La vieja teoría de aprender sobre sexualidad humana bajo el concepto de acierto y/o error que muchos de nosotros la hemos y la seguimos practicando, pero puede cambiar y es tu elección.

Conocer y entender cada parte del cuerpo humano es el primer paso para nuestro desarrollo sexual como individuos.