Cuarto mito: El contacto físico con una mujer termina siempre en una relación sexual

Para muchos hombres el contacto físico con  una mujer es  parte del inicio de una relación sexual, pero no puede ser parte de un estado de comprensión o entendimiento con ella.

Hombres y mujeres aprenden diferentes cosas sobre el tocar a otra persona. Por ejemplo, las mujeres usan el toque para mantener la atención de la otra mujer de lo que ellas están conversando. Mientras que el hombre usa el contacto físico entre hombres para abrazarse o darse una palmada en la espalda como un gesto de fraternidad o reconocimiento.

El toque entre dos personas nos calma y nos alivia, nos hace sentir queridos y apoyados, nos hace sentir bien. A quien no le gusta que le den un masaje en la espalda o en la cabeza y porque no en todo el cuerpo.

Mitos masc 4La idea de que el contacto físico con una persona del sexo opuesto es sexual  está profundamente metido en nuestra mente y es por eso que muchos hombres no consideran el contacto físico al menos que sea parte del sexo o que este contacto termine en un acto sexual. Las caricias, que son la expresión de contacto físico en una relación de pareja, en general no son recibidas en la cantidad y calidad que  Las mujeres desearían y ellas no son las únicas que se privan de este placer.  Los hombres también necesitan ser acariciados y tocados, si solamente ellos lo supieran, no se estuvieran engañando constantemente. En un momento de crisis, de enfermedad o de problemas sexuales, el tocar se convierte en una fuente sumamente importante de soporte y unión en la pareja.

 Pero los hombres no quieren ver esto y se mantienen distantes físicamente de sus parejas. A muchos hombres les provocaría solamente acurrucarse en el regazo de su pareja para ser abrazados y recibidos con una muestra de cariño y soporte frente a cualquier situación que el hombre pueda tener, sin embargo, suelen pensar que permitirse “sentir” y aceptar lo bien que se sienten con el contacto físico son una muestra de debilidad frente a la mujer o frente a otras personas.

Hay muchos momentos en que los hombres necesitan de un abrazo profundo y de estar físicamente cerca de su pareja y muchos hombres buscan el tener sexo para poder tener este sentimiento de contacto y cercanía . Muchas mujeres comentan sobre sus parejas que cuando los hombres juegan a empujarse o luchan de juego con sus hijos, hijas o su pareja, es una forma indirecta de poder pedir que los abracen. Como una mujer manifiesta, “Si tienen que pasar por todo eso para poder sentirse abrazados con cariño, debe ser terrible ser hombre”.

Este mito nos quita la satisfacción de poder tocar sin necesidad de estar sexualmente involucrado, sin confundirnos de lo que queremos y nos pone presión de que lo que tocamos debemos de terminar de alguna manera en algo relacionado con sexo. Tener contacto físico es parte fundamental de una relación sexual, pero no lleva necesariamente a una relación sexual, no implica debilidad por parte del hombre y al contrario brinda una sensación de cercanía y unión que a ambas partes de la pareja favorece y sobre todo fortalece los lazos de la relación.