El sexo anal

La mayoría de las personas piensan en el sexo anal como una práctica restringida solamente a los homosexuales, se le ha considerado además por muchos años como un acto  “contranatura”. Sea que la lleven a cabo parejas tanto homosexuales como heterosexuales, hay  una connotación de “perversión”, de ir en contra de la naturaleza, de sucio, de impuro; que ha quedado grabada en nuestras mentes como herencia de generaciones anteriores.

Lo cierto es que el sexo anal es una práctica que puede resultar muy placentera tanto para el hombre como para la mujer, desmitificarlo es parte de nuestra tarea de informarte, decidir si la incluyes en tus prácticas sexuales con tu pareja es una opción que ambas partes deben tomar.

Los principales temas que se tratan en nuestra pagina sobre el sexo anal son:

  • PREPARANDOSE PARA EL SEXO ANAL
  • LUBRICANTES
  • JUGUETES SEXUALES PARA EL ANO
  • MASTURBACION ANAL
  • SEXO ORAL ANAL
  • PENETRACION ANAL
  • DOBLE PENETRACION
  • SEXO ANAL CON ARNES
  • PLACER ANAL PARA LOS HOMBRES
  • POSICIONES SEXUALES ANALES
  • MITOS DEL  SEXO ANAL
  • PREGUNTAS Y RESPUESTAS


PREPARANDOSE PARA EL SEXO ANAL

Uno de los mejores consejos para tener un sexo anal limpio y placentero es tener un movimiento de estomago antes de hacerlo. Si eres una persona saludable y éstos son constantes es muy probable que el recto y el ano estén libres de heces. Si eres una persona con problemas de estreñimiento una alternativa para evitar contratiempos es hacer uso de una cantidad pequeña de enema antes. Aunque uno no planifica cuándo y en qué momento tendrá sexo anal con su pareja, por las dudas siempre es recomendable tomar un baño antes, incluso si eres un poco maniático en pensar si tienes algo de heces puedes introducir suavemente uno de tus dedos y comprobar así que no hay residuos de nada. No es recomendable el uso de jabones fuertes y con fragancia, estos pueden ser irritantes.

Si decides hacerte una limpieza o un enema antes del sexo anal, los más adecuados son los de uso rápido que solamente limpian la zona del recto y el ano, hacerlo tres o cuatro horas antes es lo usual cuando se realiza.

LUBRICANTES

Lubricantes son esenciales para la penetración anal. A diferencia de la vagina, el canal anal y el recto no se auto lubrican, aunque aparentemente se pueda sentir una lubricación durante una exploración de la zona anal, lo que realmente estás sintiendo es una mucosidad natural que no podrá proveer suficiente humedad para lubricar el ano para una penetración cómoda y placentera. Aunque utilices saliva para la penetración, esta probablemente sea incómoda e insuficiente. Si se utiliza un condón para la penetración, debes saber que algunos lubricantes pueden romper el condón evitándose el tener sexo protegido.  La función del lubricante es disminuir la fricción y hacer la penetración cómoda y placentera para la pareja, tener sexo anal sin dolor o incomodidad. Si la penetración se siente bien, es más fácil para ambos reducir la tensión, relajarse y tener una mejor experiencia. El lubricante permite tener una sesión anal larga y placentera. No importa si estas introduciendo tu dedo, un juguete o el pene, siempre necesitas usar lubricante.

Lubricantes de base acuosa

Este tipo de lubricantes no irritan, no manchan, no tienen olor y son fáciles de limpiar del cuerpo o de juguetes. Generalmente no tienen sabor o tienen un sabor ligero. Este tipo de lubricantes tienen una consistencia delgada o de baja viscosidad, son populares para la penetración vaginal por que tienen una consistencia similar a los fluidos de lubricación de la vagina. Para la penetración anal se recomiendan lubricantes un poco más gruesos o viscosos por que tienen un mejor efecto y duran más tiempo que los lubricantes de consistencia delgada, sin embargo, éstos cumplen bien su función también.

Los lubricantes de consistencia gruesa tienen las mismas propiedades que los lubricantes de consistencia delgada. La ventaja de este tipo de lubricante es que provee una lubricación que dura más y tienden a secarse en menos tiempo que los lubricantes de consistencia delgada. Si ellos se secan unas gotas de agua o saliva revivirán sus propiedades. La textura de estos lubricantes tiene una mejor capacidad de protección de los tejidos delicados y sensitivos del canal vaginal y el recto. Todos los lubricantes de base acuosa son compatibles con condones de látex y no-látex y con los juguetes sexuales.

Algunas mujeres y hombres encuentran que pueden ser alérgicas a algunos componentes de los lubricantes de base acuosa, especialmente glicerina. Si encuentras que presentas una alergia a este producto, busque un lubricante de base acuosa con glicerina vegetal como su principal componente o un lubricante de base acuosa libre de glicerina.

Lubricantes de base aceitosa

Mucha gente por motivos de “emergencia” en el calor de la actividad sexual, busca lubricantes en la alacena de la cocina o del baño. Desde mantequilla, aceite de oliva, aceite vegetal, aceite para niño, hasta vaselina, se utilizan como lubricantes para la penetración anal. Estos productos no han sido diseñados para este uso especifico y definitivamente no funcionan con la eficiencia que los productos que han sido diseñados,  probados y validados para una experiencia sexual. Estos “lubricantes” son resbaladizos y grasosos, aunque pueden servir para la masturbación masculina,  no son recomendados para la penetración anal.  Estos productos pueden reaccionar con el condón de látex y hacerlos que se rompan. Si utilizas estos lubricantes es necesario usar condones de vinil o nitrilo. Adicionalmente estos lubricantes son difíciles de limpiar, manchan las sabanas, la ropa y las toallas. Pero lo más importante es que aunque se tomen todas las precauciones para evitar que estos lubricantes puedan entrar a la vagina, si ellos entran serán una fuente segura para el crecimiento de bacteria y lo más probable es que sea la causa de una infección vaginal, por todas estas razones, no se recomienda estos lubricantes para la penetración anal.

Lubricantes con anestesia

Los lubricantes con anestesia prometen tener un sexo anal más fácil y mas cómodo. Por favor no crea en estas afirmaciones.

Lubricantes de silicona

La mayoría de lubricantes de silicona son resbalosos y delgados, no son ideales para el sexo anal, algunas personas les gusta la textura resbalosa, mientras que otras personas manifiestan que siendo tan resbaladizo es incomodo. Los lubricantes de silicona son más difíciles de limpiar debido a que no son de base acuosa y no todos los jabones los disuelven. Una de las cosas más perjudiciales de los lubricantes de silicona es que no son compatibles con los juguetes sexuales de silicona, el lubricante de silicona se une al juguete de silicona y lo arruina para siempre.

¿Cómo usar el lubricante?

El lubricante se pone en el objeto que hace la penetración anal y no se pone dentro del ano. Ya sea el dedo, un juguete sexual o el pene. Cuando se habla de penetración anal no existe el concepto de mucho lubricante  o poco y de si siempre o no siempre se debe de re-lubricar, esto depende de cada persona, de cada pareja.

No se recomienda lubricantes que contienen nonoxynol-9 (anti espermicida) y si la vagina o el ano se sienten irritados, pican, o tiene una sensación de quemadura, es muy probable que tengas una reacción a alguno de los ingredientes del lubricante. Cada lubricante es diferente y es importante que leas los ingredientes del producto para saber a qué producto eres  potencialmente alérgico(a).

JUGUETES SEXUALES PARA EL ANO

Existen muchos tipos de juguetes sexuales que se pueden introducir por el ano, ya sea para ti o para tu pareja y que realza la sensación de placer. Hay muchos productos que son diseñados especialmente para el placer anal y otros que son usados para la estimulación vaginal tambien pueden ser utilizados por el ano.

Las perlas para el ano son un conjunto de bolitas de látex, silicona o plástico duro  unidos por una cuerda de nylon y una argolla al final de la sarta. Hay perlas de diferente tamaño, pero las más populares son de ½ pulgada (12 milímetros) de diámetro. Revise las perlas antes de introducirlas por el ano por si tiene superficies rugosas, es recomendable cubrirlas con un condón.  Para los principiantes es aconsejable empezar con un tamaño pequeño e ir aumentando de tamaño a medida que se sienta cómodo y placentero.

Para algunas personas cuando el esfínter se relaja y permite que la primera perla entre por el ano es un momento de placer intenso. Para los principiantes en el sexo anal, las perlas son un juguete que les ayuda a acostumbrar el ano para la penetración. Una vez que entra la primera perla y se relaja el ano, se pasa a introducir la segunda perla sintiendo como el ano se abre y se cierra dando altos grados de placer. Inserte una a la vez y bien lubricadas. Si eres la persona que está recibiendo las perlas en el ano, puedes hacer contracciones del músculo pubocoxígeo (PC) para sentir las perlas dentro de ti. Algunas personas les gusta que le introduzcan las perlas mientras está teniendo estimulación oral o manual. Cuando estén todas adentro y estés lista para sacarlas, hay que sacarlas lentamente y una a la vez para crear una sensación intensa pero diferente. Algunas personas prefieren tenerlas adentro y sacarlas antes de que lleguen al orgasmo, mientras que otras prefieren sacarlas durante el orgasmo para intensificar el clímax. Sin embargo las puedes dejarlas hasta después que te hayas venido.   Como cualquier otro juguete sexual, experimenta para que sepas que es lo que te proporciona más placer.

El tapón del ano (butt plug) es otro juguete diseñado con el ano en mente. Es delgado en la punta, crece de diámetro en el medio y decrece de diámetro antes de la base la cual es extendida. El diseño de la base es para que el esfínter se cierre cómodamente alrededor de la circunferencia. Todas las personas son diferentes por lo que un tapón anal puede ser cómoda para algunas personas y no para otras, busca la que te acomode más. Los tapones del ano pueden ser lisos o con cierta textura para proveer estimulación adicional a las terminaciones nerviosas, especialmente los juguetes sexuales que van hacia a dentro y hacia afuera. Algunos tapones pueden vibrar y esta puede ser una buena elección para los principiantes por que la vibración da placer y ayuda a relajar los esfínteres. Los tapones son hechos de plástico, silicona, acrílico, vidrio o metal. Vienen en diferentes grosores y longitudes. Lo mejor es empezar pequeño e ir aumentando de tamaño. Los tapones están diseñados para quedarse en el ano y no para que entren y salgan. La sensación de llenura en los esfínteres,  acompañados de otras estimulaciones son muy placenteras. Una vez que tienes el tapón en el ano, puedes estimular el clítoris o a ir a la penetración por la vagina para las mujeres y a una estimulación del pene, sexo oral o a penetrar a su pareja para el hombre. El tapón anal ayuda a preparar el ano para la penetración con el pene o con un dildo que es grande ya que el ano se acostumbra a esta sensación. En la mayoría de veces si tienes el tapón en el ano,  llegas al orgasmo y este sale disparado, esto es normal. No significa que el tapón era pequeño y necesitas uno más grande, solo que estabas muy excitada.

perlas y tapon anal

Para las personas que les gusta tener estimulación en las terminaciones nerviosas del ano, los vibradores dan una sensación consistente y poderosa, los vibradores ayudan a relajar los músculos y es una buena elección para la satisfacción anal.  Hay una selección muy variada para los vibradores desde los tapones con vibradores hasta juguetes con vibradores especialmente diseñados para el placer anal. Si vas a poner un vibrador en tu ano, sería conveniente que tenga una base plana, muchos de los vibradores están diseñados para la vagina. Sin embrago puede usar el vibrador presionando sobre la pared del ano o puedes introducir el vibrador en el ano, recuerde que las dos primeras pulgadas dentro del ano es donde están las terminaciones nerviosas que producen placer por lo que no es necesario introducir todo el vibrador a menos que esa sea tu preferencia.

dildos anales

Los dildos o penes de goma o silicona vienen en diferentes formas y tamaños, podemos decir que existe uno para el gusto y el deseo de cada persona. La primera consideración es el color, luego la forma porque ellos pueden lucir como penes reales o no, la textura es otra variable de los dildos y estos pueden ser lisos, idénticos a un pene o con extrema rugosidades para aumentar la fricción. El material de los dildos puede ser de silicona, goma, acrílico o vidrio, y ellos pueden ser tan delgados como un lápiz hasta muy grueso, y existen de diferentes longitudes de hasta 13 pulgadas (33 centímetros). Los dildos pueden venir rectos o en curva. Ellos son buenos para una penetración en pareja o para una masturbación anal debido a que se penetra el ano con el dildo ayudado por la mano de uno o de la pareja. El dildo sirve para poder preparar el ano para una penetración anal posterior con el pene o con un dildo en arnés lo cual es una experiencia completamente diferente. Así mismo el dildo puede ser usado en una penetración vaginal mientras que se está teniendo una penetración con el pene o con otro dildo por el ano.

MASTURBACION ANAL

Mirarse el ano, tocárselo, masajearlo, sentir cómo responde al menor toque puede darnos un mundo de información sobre nuestra capacidad erótica anal. Si quieres experimentar placer anal pero no quieres tener esta experiencia con tu pareja todavía, la auto exploración es una buena opción para empezar a disfrutar de este placer. La primera estimulación anal puede ser algo que puedes reservar para ti y puede preparar tu ano para la estimulación y la penetración de tu pareja.

La masturbación de cualquier tipo te hace conocerte mejor y te puede hacer un mejor amante. No solo porque es divertido, sino porque aprendes qué es lo que te gusta. Cuando estés listo para compartirlo con tu pareja le puedes comunicar que es lo que te gusta  además ahora tienes mejor idea de lo que se siente cuando tienes una penetración anal.

La mejor manera de convertirse en un experto en algo es practicándolo uno mismo. Si deseas penetrar analmente a tu pareja sería una buena idea que explores tu ano primero y aprendas qué es lo que pasa en él, en el canal anal y el recto, qué tan sensibles son tus tejidos al tacto, y todas las sensaciones que se producen de la estimulación y penetración anal. La masturbación anal te da la oportunidad de tener una idea de lo que vas a sentir si vas a recibir en la penetración anal y de cómo sentirá tu pareja si le proporcionas placer durante la misma. Lo primero que debes de hacer es relajarte, respirar profundamente por varios minutos, puedes echarte en tu cama, escuchar poco de música que te relaje, encender una vela o prender algún incienso, haz lo que te relaje.

Empieza masturbándote como siempre lo haces, si eres mujer estimulando tu vulva, vagina y el clítoris, ya sea manualmente o con un vibrador, mira una película porno o haz lo que sabes te excita. Si eres hombre estimulando tu pene u otras de tus zonas erógenas. NO explores tu ano sin antes estimular y excitar las otras partes de tu cuerpo, de excitarte tú.

De una manera suave masajea las nalgas, la entrepierna y toda el área alrededor del ano. Continúa masajeando y sobando, pero sobre todo explorando el área alrededor del ano. Fíjate cómo responde a los masajes. Cuando estés listo pon lubricante en un dedo y suavemente tócate, asegúrate que el dedo está bien lubricado y resbaladizo. No penetres el dedo en el ano, tócalo externamente, sóbalo, deja que el lubricante pase a la piel mientras lo acaricias.  Estimúlalo con tu dedo lubricado y siente como todas las terminaciones nerviosas responden a tu toque y caricias. Puedes usar tu vibrador para estimular la zona externa del ano, esto traerá más sangre a la zona haciéndolo más sensible. Pon presión en él, pero no lo penetres con tu dedo, mantén una presión firme hasta que quieras sentir más.

Si quieres experimentar penetración, empieza con un dedo bien lubricado o con un juguete sexual delgado. Si escoges un juguete sexual, este debe de tener una base plana para evitar que se meta en el ano completamente. Si usas un pene de plástico / silicona, este debe de tener una base plana o tener más de 8 pulgadas (20 centímetros) y algo con lo que lo sostengas. La mejor forma de empezar con la masturbación anal es usando el dedo, porque puedes saber cómo tu ano responde a la estimulación, con un juguete sexual puedes al principio tener falsas “lecturas” de lo que sientes. Coloca lubricante en tu dedo y mete solamente la punta  y deja que tu ano se acostumbre a esta sensación. Añade más lubricante y avanza hasta poder penetrar posteriormente el ano y haz una pausa hasta que te acostumbres a la sensación. Cuando estés listo puedes penetrar tu dedo dentro. Siente cómo los esfínteres reaccionan y sigue usando tu vibrador si es el caso. Ten paciencia y anda al paso que más te acomode y siempre escucha a tu cuerpo. Si sientes dolor para, no tienes que apurar la experiencia y puedes mantener tu dedo dentro por el tiempo que consideres necesario.

En el caso de ser mujer, ahora puedes empezar a hacer variaciones de movimientos con tu dedo, de adentro hacia afuera, movimientos circulares, diferentes profundidades de penetración, diferentes velocidades de penetración, contrae el ano mientras tu dedo esta dentro del ano y tu vibrador en el clítoris, experimenta variaciones y combinaciones entre tu dedo en el ano y tu vibrador en la vagina,  déjate llevar por lo que sientes.

A medida que te vuelves mas experimentada, repite estos ejercicios con más lubricante y más dedos a la misma vez. Si apresuras la penetración tu ano se irritará y tendrás que parar la experiencia. Si escuchas a tu cuerpo y te das la oportunidad de estar totalmente excitada, tu ano se abrirá naturalmente y te dará la oportunidad de que lo penetres.

SEXO ORAL ANAL: ANALINGUS O RIMMING

El sexo oral anal, analingus o “rimming” es la estimulación anal con la boca y la lengua (lamer, chupar, y meter la lengua en el ano). A mucha gente le gusta que le besen o le laman el ano, a otras en cambio les produce ansiedad por que asocian el ano con el acto de defecar y pueden sentir rechazo. En el ano pueden existir partículas muy pequeñas de heces pero un baño o un aseo normal de la zona se harán cargo que esté limpio. Una forma de empezar el sexo oral anal es mordisqueando y lamiendo los cachetes de las nalgas.

 Es importante explorar y darle placer a esta zona en vez de ir directamente al ano.  A diferencia del cunnilinguis, este tipo de besos y acercamientos al ano pueden resultar muy embarazoso para la mujer, es importante que tengas paciencia y no esperes que responda a tu estímulo y permita que beses su ano sin que haya pasado cierto tiempo de relación, se sienta en total confianza y no tenga ningún problema o vergüenza. Recuerda de ir poco a poco y nunca insistir si notas o sabes que a ella no le gusta esta práctica.

Cuando estés listo para poner tu boca y lengua en el ano, empieza lentamente explorando con tu boca, labios y lengua y experimenta diferentes toques a medida que vas avanzando con un poco mas de intensidad. Escucha siempre a tu pareja, verbalmente y no verbalmente  y deja que esta sea tu guía básica. Roza tus labios contra el ano y deja que tu labio inferior se entretenga. Lame alrededor de la apertura anal con movimientos circulares. Con tu lengua toca el ano y muévela hacia las nalgas cubriendo toda su circunferencia, una lamida lenta y con presión a la vez. Invierte el movimiento, empieza por las nalgas y llega hasta el ano con la lengua, cada vez que llegues al ano introduce tu lengua ligeramente, repite esta técnica alrededor de las nalgas interiores hacia el ano, y cada vez introduce tu lengua de una manera más agresiva. Finalmente, puedes quedarte en esta posición introduciendo tu lengua y jugando con la lengua y la boca por el momento que desees.

Existen muchas posiciones sexuales para practicar el sexo oral anal. Algunos prefieren la posición “perrito” donde la persona que recibe tiene sus rodillas y codos apoyados contra el piso o la cama. Otras prefieren una versión modificada de la posición 69, pero lo cierto es que el sexo oral anal se puede practicar en cualquier posición que sea cómoda y placentera para ambas personas.

PENETRACION ANAL

La penetración anal incluye desde el uso de los dedos, juguetes sexuales, pene hasta un dildo con arnés.  Asegúrate antes de  empezar de tener todos sus accesorios a la mano (condones, lubricante, juguetes sexuales, toallas para limpieza, etc.) así no tienes que buscarlos a la mitad de un momento apasionado. Tener estos objetos a la mano no implica ser tan escrupuloso como estar en una sala de operaciones, es más tanta preparación pueden espantar a quienes tienen estas experiencias por primera vez.

El error mas común en la penetración anal es el querer apurar las cosas, esto en lugar de causar placer puede causar dolor.  En las películas pornográficas vemos que la mujer se agacha y el hombre la penetra inmediatamente sin ninguna preparación, esto sólo se ve en películas.

Si nunca has tenido sexo anal y tu objetivo es que te penetra un juguete sexual o el pene de tu pareja, es probable que esto no suceda en una noche. La penetración anal es un proceso lento, gradual. Se necesita paciencia y esta es crucial. Cada persona involucrada en el sexo anal debe de ir a su propia velocidad para que sea placentero. Cuando ambas personas son pacientes, es más fácil relajarse especialmente para la persona que recibe la penetración. Debido a que el sexo anal toma tiempo, no lo hagas si no cuentas con él.

Otro elemento clave en la penetración anal es la comunicación. Una comunicación activa es clave para poder tener un buen sexo anal. Poder expresar lo que se siente y como se siente, es fundamental, saber cuando parar y cuando seguir, vital, sin embargo,  no se te ocurra preguntarle a tu pareja en plena actividad previa a la penetración o ya cuando lo estás por hacer, ¿cómo estás? ¿O cómo te va? Si sabes que ella no es muy expresiva frente a situaciones nuevas, lo que obtendrás será un corte casi inmediato. Aprende a leer lo que te dice su cuerpo y a escuchar lo que eventualmente puede decirte.

 Lo primero que debes de hacer si eres la persona que recibe la penetración anal es buscar una posición cómoda. Si es tu primera vez, una de las mejores posiciones es echándote y haciendo contacto con los ojos con tu pareja para poder comunicarse cara a cara y tener los genitales con un acceso fácil para ser estimulados. Pueda ser que uses una almohada debajo de las nalgas para facilitar la penetración. El cuerpo y la forma de cada persona es única y lo que es cómodo para algunas personas no lo es para otras. Realmente no existe una regla de cuál es la mejor posición para los principiantes así que debes de encontrar lo que funcione para ti.

El relajarse es clave para tener una placentera penetración anal,  respirar profundamente varias veces te ayudará.  Si es la primera vez pueda que sientas una incomodidad, porque el ano está acostumbrado a pujar y no a sentir que algo se introduce en él. Muchas personas manifiestan que sienten necesidad de ir al baño cuando son penetradas, esta es una sensación normal y pueda ser que tu cuerpo esté un poco confundido. Debido a que el recto y el ano están acostumbrados a expeler cosas, cuando se sienten llenos, envían una señal al cerebro para que expela, lo cual es normal. Cuando tengas esa sensación, es momento de tomar un respiro profundo y relajarte. Lo que sucederá es que esa sensación de ir al baño desaparecerá  y podrás proseguir con el placer anal. A medida que tus experiencias sean más continuas menos tendrás esta sensación de confusión  y tendrás más placer. Hay personas que no experimentan esta sensación cuando se produce la penetración anal, una vez más podemos decir, todos somos diferentes y únicos.

Cuando te sientas más confiado comunícate con tu pareja antes, durante y después de la penetración anal. Dile que te gusta, que te excita, que quisieras cambiar. La mayor cantidad de información compartida le dará a tu pareja las herramientas para que te pueda dar más placer la siguiente vez. El que recibe la penetración es la que lleva el ritmo y la velocidad de la penetración, porque necesita estar en constante control de  sensaciones y del cuerpo. El sexo anal no es doloroso ni tiene que serlo, no te engañes pensando que después del dolor vendrá el placer, esto nunca sucede de una manera agradable, sentirás el dolor posteriormente cuando todo haya acabado si es que sientes dolor durante la penetración y continuas.

Si tú eres la persona que penetra, empieza con un poco de diversión y utiliza técnicas o cosas que a tu pareja le gusten y la exciten antes de intentar la penetración anal. Besa a tu pareja en los lugares favoritos y toca esos lugares que le despertarán más la pasión y el placer. A medida que empiezas a estimular la zona anal, puedes combinar con estimulación del punto G o usando un vibrador. Es importante que te enfoques en tu pareja a medida que le das placer anal. Observa que respuestas verbales y no verbales te da, como está su respiración, qué tipo de sonidos está haciendo. Si te parece oportuno, dile a tu pareja lo que le estás haciendo, especialmente cuando vas a cambiar de actividad. Hazle preguntas especificas, si quiere que juegues con el vibrador en su vulva mientras la penetras con el dedo, si desea que reduzcas la velocidad o la presión,  o si quiere ser penetrada por el dildo o vibrador mientras ella esta siendo penetrada por tu pene en el ano.

Después que has puesto el dedo, un juguete sexual o el pene en el ano, nunca lo pases a la vagina al menos que hayas cambiado de condón o lo hayas lavado. Esto puede causar infecciones urinarias o infecciones bacterianas. También debes de tener en cuenta que el lubricante puede pasarse del ano a la vagina y esto se debe de evitar en una posición adecuada o utilizando toallas húmedas para limpiar la zona. Siempre la limpieza debe ser de adelante hacia atrás.

Cuando estés listo para empezar la estimulación y penetración anal, puedes empezar con un masaje en la parte interior de las nalgas y los muslos.  Debes de estimular toda la zona y puedes usar tus dedos, boca o un vibrador para que la sangre empiece a fluir en la zona. Puedes combinar estimulación en otras partes del cuerpo, la vagina, el clítoris para que toda la zona genital esté excitada.

Empieza la penetración con uno de tus dedos en vez de con juguetes sexuales o el pene, los dedos pueden sentir cómo responde el ano al primer intento de penetración.  Cuando tu pareja esté lista lubrica bien un dedo, en vez de introducirlo directamente usa la yema de tu dedo  para relajar el ano y presiona lentamente dejando que se resbale cómodamente en el interior hasta que entre solamente la primera falange. Seguramente que la primera reacción del esfínter del ano será de contraerse y ajustarse, espera un momento hasta que el ano se relaje.

Una vez que tienes un dedo dentro de tu pareja de una manera cómoda, puedes empezar a experimentar otras sensaciones. Mantén tu dedo dentro del ano sin moverlo y estimula sus genitales para aprender como su cuerpo reacciona. Mueve tu dedo hacia dentro y hacia afuera explorando diferentes velocidades, puedes incluso retorcer tu dedo mientras vas hacia adentro y hacia afuera. Siempre pregunta a tu pareja si quiere más lento o más rápido, más profundo o menos profundo, ella tiene que estar en control de la acción. El objetivo es que tu pareja llegue a un orgasmo con tu dedo, parece como un pequeño paso, pero tienes que darle confianza y construir el camino para momentos de más placer.

 Si se sienten un poco más ambiciosos, pueden añadir más lubricante a los dedos e introducir dos dedos. Cruza tu dedo medio sobre tu dedo índice y toca el ano con la yema del dedo mayor y haciendo un poco de presión introduce los dos dedos lentamente. Repite el procedimiento para un solo dedo. Una vez que tu pareja está cómoda con la penetración de dos dedos, inclina tus dedos hacia el canal vaginal para que puedas tocar el punto G indirectamente. Usa el movimiento de los dedos “ven hacia mi” presionando los puntos sensitivos del canal vaginal y el punto G de tu pareja.

Después de dos dedos puedes introducir tres dedos o un juguete sexual. Puedes poner un tapón anal y jugar con otras partes del cuerpo de tu pareja. La pregunta que surge siempre es si luego de las primeras experiencias, ¿tu pareja necesita entrar por una fase de calentamiento  siempre? La respuesta es  SI, no importa cuanta experiencia tengas tú o tu pareja siempre empieza con tus dedos, un juguete sexual y luego tu pene. Está claro que el tiempo invertido cada vez será menor a medida que sigas practicando y tu pareja se haya acostumbrado a las sensaciones de placer por el ano.

Es una buena práctica poder conversar sobre la experiencia con tu pareja, no necesariamente lo debes de hacer posterior a la experiencia, pero en algún otro momento si es más conveniente. Lo  importante es que se converse, si fue placentero, muy rápido muy lento, muy fuerte, si con tres dedos se sintió mejor que dos dedos, si prefiere más estimulación genital mientras la estás penetrando con los dedos, etc. Conversa sobre todo lo que no funciona y cómo crees que se puede mejorar para hacerlo más placentero. De repente necesita más preparación o más lubricación, eventualmente sabrás qué es lo que tienes que hacer para mejorar la relación anal con tu pareja.

Una vez que has practicado con tus dedos tu pareja estará lista para poder recibir tu pene o un juguete con la forma de un pene.

Si eres el que está introduciendo el pene, tienes que preparar a tu pareja como se ha explicado anteriormente. Tu pene tiene que estar sólido y duro para que la penetración anal funcione. Si tienes un semi-erección  no funcionará si quieres tener una penetración anal, por que el ano es más pequeño y apretado. Cuando estés listo, lubrica el pene, luego lubrica el ano de tu pareja no por dentro, no introduzcas lubricante dentro del ano. Pon el pene en la apertura anal y mantenlo ahí haciendo una ligera presión, ahora tienes varias opciones: haz que tu pareja se mueva hacia ti, así ella mantiene el control de la penetración mientras tú guías el pene dentro del ano.

Otra opción es frotar tu pene en el ano, esta estimulación externa debe de relajarlo y el ano empieza a abrirse y cerrase, sigue empujando lentamente el pene hasta que se introduzca la cabeza del pene. Presiona tu pene sobre la apertura anal hasta que la cabeza se introduzca, luego toma una pausa y que tu pareja respire hasta que se acostumbre a la penetración y sensación para que puedas introducir más tu pene. Deja que el esfínter se relaje y que el ano se acostumbre a esta sensación de placer. Mantén los movimientos lentos, de una manera delicada hasta que tu pareja te pida más. Ella es la que debe de dirigir todos los movimientos a medida que sienta placer. Si en algún momento te pide que saques el pene, debes de hacerlo inmediatamente pero lentamente, nunca saques el pene de una manera violenta. Siempre que puedas introduce el pene de forma angular para tocar el punto G indirectamente, ella te dirá si quiere que se la metas de una manera más profunda o más rápida, ahora solo queda explorar que es lo que más les gusta del sexo anal.

Si eres la persona que esta siendo penetrada, haz respiraciones profundas, las que necesites para relajarte y concentrarte en abrir tu ano de una manera natural y que la sangre circule por toda la zona anal y tus genitales. Te puedes auto estimular la vagina o el clítoris para mantener la sangre fluyendo,  excitarte y  facilitar la penetración. Si tu pareja no puede introducir el pene en el ano, por que se mueve hacia la vagina, debes sujetar el pene y dirigirlo hacia el ano, hasta que se haya introducido en el ano. Puedes decirle a tu pareja si quieres una penetración más lenta, rápida, profunda. Explora y disfruta la penetración anal. Recuerda que puedes combinar la penetración anal con la estimulación genital en cualquier momento, ya sea con tu mano o con un vibrador.

anal penetracion mas vibrador

DOBLE PENETRACION

Algunas mujeres, una vez que experimentan y se sienten cómodas con la penetración anal, desean probar la doble penetración y tener ambos orificios penetrados al mismo tiempo.  Esto puede ser realizado con los dedos, con los dedos y un juguete sexual, dos juguetes sexuales, con un pene y un juguete sexual o con dos penes. Si estás usando juguetes sexuales asegúrate que estos sean un poco flexibles y no tan rígidos. Algunas mujeres pueden acomodar un juguete  sexual en su vagina y en el ano fácilmente mientras que otras no, lo mismo sucede si ella es penetrada por dos penes. La preparación es importante y también el tamaño de de lo que quieras usar. Cuando un pene entra por uno de los orificios, dependiendo del tamaño, la membrana que separa el canal vaginal del canal anal sede para acomodarse a lo que esta entrando por lo que el otro agujero puede estar más apretado que de costumbre. Hay que tomarse el tiempo necesario, algunas personas les gustan tener un pene en el ano y los dedos en la vagina y luego cambiar se secuencia (el pene en la vagina y el dedo en el ano). Aprende a medida que te sientas más cómoda, la práctica es lo que hace que esta doble penetración sea totalmente placentera.

SEXO ANAL CON ARNES

arnes fotoPara tener sexo anal con arnés, seleccione el dildo adecuado y tienes que estar segura que el arnés esta confortable. Cuando una mujer le hace una penetración a otra mujer deben de probar diferentes posiciones. Una de las posiciones preferidas para empezar con esta práctica es la del “perrito”. Esta posición te da una clara visión del ano y una buen angulo de penetración hacia el punto G o la próstata en el caso de los hombres. Esta es una posición cómoda, que puedes controlar la penetración, la velocidad y que tan agresivo quieres ser con ella, por lo que se recomienda es que esta posición es para las primeras veces.

Aprender el arte del arnés toma tiempo y práctica. Si sientes que el dildo se mueve sin fuerza, puede ser que el arnés no está lo suficientemente seguro y ajustado. Al principio debes de guiar el dildo con tu mano el cual te da más control. Cuando tu pareja está lista para la penetración tienes que hacerlo lentamente  y con mucho lubricante. Empuja la cabeza del dildo en la apertura anal y deja que tu pareja entre hacia el dildo en vez de que tú empujes el dildo. Esto ayuda a que tu pareja se sienta menos vulnerable y en control de la situación además que le va a dar el ritmo que desea.  Una vez que la persona que recibe tiene el dildo adentro, puedes empezar a moverlo. Empieza moviendo tus caderas y pregúntale si siente placer, anda lentamente para que no te canses rápidamente. Todas las posiciones sexuales pueden ser duplicadas con el uso de un arnés.

Siendo mujer puedes penetrar a otra mujer o a un hombre. El nivel de confianza y de intimidad se eleva a situaciones nunca antes experimentados, adicionalmente es muy excitante. La fuerza que siente la mujer de penetrar a su pareja es indescriptible y es muy excitante para ambos. Este poder añade variables de fantasía y placer indescriptibles. Como todo, se requiere práctica para poder dar lo mejor que se tiene y poder tener a muchas horas de entretenimiento y placer, la paciencia es una virtud del sexo anal y del sexo con arnés, pero los beneficios y resultados en términos de placer y excitación solo pueden ser explicados por quienes tienen este tipo de experiencias.

PLACER ANAL PARA LOS HOMBRES

La anatomía del hombre y la mujer en el ano y el recto son similares, por lo que todo lo explicado en este documento se aplica para el hombre tanto como para la mujer.  Puedes usar tu boca, lengua, dedos, un juguete sexual para estimular o penetrar a tu pareja masculina. Si estás interesada en usar un arnés puedes seguir los consejos antes explicados.

Hay que aceptar que el hombre tiene una reacción negativa sobre el ser penetrado por el estereotipo de ser homosexual, pero cuando el hombre es penetrado por su pareja es uno de los regalos más grandes que le puede dar a su pareja y a él mismo. Uno de ellos es el placer físico que se recibe cuando el ano es estimulado. Todas las terminaciones nerviosas y la estimulación de la próstata resaltan el placer sexual a niveles antes no experimentados por el hombre, es la oportunidad de experimentar placer de una manera diferente e intensa. Para poder accesar a este placer, el hombre debe de liberarse de un sentimiento de culpa  y miedo para poder aceptar lo que el sexo anal le ofrece, pero es más fácil decirlo que hacerlo. El otro regalo que le da a su pareja es el nivel de confianza absoluta, para que un hombre sobrepase el estado psicológico de ser penetrado por el ano y ofrecer esto a su pareja para poder llevar su sexualidad y la de su pareja a diferentes niveles de placer. El estereotipo de ser hombre es que él es el que penetra, él se enfoca en el orificio de su pareja  y no al revés.  Ser heterosexual y tener sexo anal con su pareja no lo convierte en homosexual, la homosexualidad involucra una cantidad de variables adicionales como querer compartir sentimientos de amor, tener atracción, compartir el espacio y su vida con otro hombre. Los homosexuales practican el sexo anal y oral por que son las únicas opciones que tienen de sentir placer y de intimar. El sexo anal en un hombre no lo califica de homosexual, por el contrario el hombre que tiene sexo anal con su pareja y es heterosexual es una señal de confianza en su sexualidad,  y refleja el hecho de ser una persona aventurera y abierta a nuevas experiencias.

A la mujer llevar un arnés y estar practicando sexo anal a su pareja, la lleva mentalmente a una revolución sexual. De esta forma la mujer experimenta desde otro angulo lo que su pareja experimenta de cierta forma y esto es muy poderoso y excitante para muchas mujeres. Existen muchos juguetes sexuales que se utilizan con el arnés para poder tener sexo anal con tu pareja y estimularte a la vez el clítoris o el punto G.

La estimulación de la próstata es una experiencia muy placentera para todos los hombres que la han tenido. La próstata esta alrededor de la uretra y está ubicada a 2 o 3 pulgadas (5-7.5 centímetros) dentro del recto en la pared frontal (hacia el lado del pene). Si introduces el dedo por el ano de tu pareja encontrarás en la parte frontal una zona que es del tamaño de una nuez que tiene diferente textura del resto de la textura del recto. Cuando le des una sobada suave con la yema de tu dedo espera a que tu pareja te diga que siente, cada persona es diferente por lo que la comunicación aquí es muy importante para que lo puedas estimular correctamente y de la forma que más le gusta.  A medida que se va excitando, la próstata crece de tamaño y se vuelve más sensible, pero puedes sobarla de una manera más firme y con mas intención. Si la estimulación de la próstata es con un dildo o con el dildo que va en el arnés, asegúrate que la curva del dildo va hacia adelante o hacia la parte frontal de su cuerpo. Algunos hombres les gusta que mientras se les estimula la próstata juegues con sus testículos y pene o que les den un felatio.  Si tu pareja pierde la erección mientras le estas estimulando la próstata, hay varias teorías al respecto. Una de ellas es que el hombre relaja profundamente su región pélvica para facilitar la penetración y por lo cual está muy relajado para mantener la erección.  Otros hombres se enfocan en la estimulación del ano y la próstata y no están enfocados en su pene. No hay que alarmarse si esto ocurre. Otra razón puede ser que tiene temor o ansiedad, sobre todo si es la primera vez. Sin embargo si no tiene erección, debe estar teniendo la experiencia de su vida y eventualmente la erección volverá. Si el  hombre se preocupa por que perdió la erección no le va a ayudar a regresarle la erección, así que nuestra recomendación es que se relaje y disfrute del placer que está recibiendo.

Los hombres pueden tener orgasmos debido a la penetración anal. Algunos hombres les gusta que le estimulen el pene o ellos mismos se lo estimulan mientras están recibiendo placer anal o estimulación de la próstata. Otros hombres pueden tener orgasmo y eyacular solo de la estimulación anal y prostática. Otros hombres tienen un tipo diferente de orgasmo cuando proviene de la estimulación anal que cuando tienen un orgasmo estrictamente de masturbación, sexo oral o por penetración hacia su pareja. Otros hombres experimentan un orgasmo sin eyaculación, llegan al clímax sin eyacular. Hay muchas posibilidades y diferentes tipos de experiencias que se abren con el sexo anal para los hombres.

POSICIONES SEXUALES ANALES

Mucha gente se puede preguntar, ¿Cuál es la mejor posición para el sexo anal? La respuesta es la que mejor funciona para ti y tu pareja.  Todas las posiciones que se usan para penetración vaginal pueden ser usadas para la penetración anal. Debido a que cada persona tiene necesidades y deseos muy peculiares es importante explorar diferentes posiciones para descubrir cuál es la que mejor funciona. Piensa que cada posición que practicas es una oportunidad para explorar diferentes profundidades, velocidades, ritmos y dinámicas del sexo anal. Hay muchos territorios eróticos que explorar solo cambiando el punto de vista.

A continuación presentamos algunas de las posiciones sexuales anales más comunes, extraídas del libro de Randi Foxx, la Biblia de Posiciones Sexuales.

sexo anal posiciones 1

sexo anal posiciones 2

sexo anal posiciones 3

sexo anal posiciones 4

sexo anal posiciones 5

sexo anal posiciones 6

sexo anal posiciones 7

sexo anal posiciones 8

Position Sex Bible, Randi Foxx, 2004

MITOS DEL SEXO ANAL

Lo que has aprendido sobre sexo anal y el ano durante tus primeros años de experiencia sexual, generalmente tienen una connotación negativa. Podemos reírnos de ellos ahora, pero estos mitos tienen un impacto en nuestra sociedad que limita a la gente a considerar al sexo anal como una práctica natural y placentera. En las siguientes páginas, vamos a desmitificar estos mitos para que tengas una opción adicional de placer y orgasmos dentro de tu relación de pareja. Si tienes ansiedad o temores sobre el sexo anal convérsalo con tu pareja, Reconociendo y discutiendo tus deseos en un ambiente de pareja, puedes ver la realidad que hay detrás de estos mitos. Sólo así podrás empezar a ver que el sexo anal es sano, seguro, divertido y lleno de experiencias placenteras.

MITO 1.       EL SEXO ANAL ES MALO, SUCIO, NO ES NATURAL Y ADEMAS ES INMORAL

anal estadisticas

La religión, los gobiernos, el sistema educativo, los medios de comunicación y otras importantes instituciones nos dictan lo que es considerado un comportamiento aceptable en todas las áreas de nuestra vida, incluyendo nuestra sexualidad.  El tabú sobre el sexo anal es reforzado por estas instituciones para poder controlar nuestras vidas y mantener un estado sin cambios. Por ejemplo, la mayoría de cursos de educación sexual no incluyen masturbación o sexo anal. La gran mayoría de libros sobre sexualidad no incluyen sexo anal o es muy limitada. Cuando se habla del sexo anal en medios de comunicación se refieren como algo negativo, violento y denigrante en vez de una práctica sexual positiva y placentera.

De acuerdo con el estudio realizado en Estados Unidos  en el año 2002 por el Departamento de Salud del Gobierno Americano (National Center for Health Statistics) www.cdc.gob/nchs (Publicación 2005-1250 05-0419) Hombres y mujeres activamente sexuales entre las edades de 25 a 44 años mostraron haber tenido sexo anal con una persona del sexo opuesto en un 40% para los hombres y 35% para las mujeres.  Al momento no existen datos sobre relaciones de sexo anal en países de habla hispana.

En algunos estados de Estados Unidos, hasta principios de 1960, el sexo anal era un crimen y se penaba con cárcel. En la época del imperio romano, las parejas nobles no podían tener sexo anal entre si, pero ambos nobles, hombre o mujer, podían tener sexo anal con otras personas que no sean nobles o con sus esclavos sin ninguna limitación.

Hace algunos años se consideraba la masturbación y el sexo oral como una práctica sexual que iba en contra de la salud o era inmoral y creaba muchos conflictos emocionales en las personas porque si se siente placer con estas actividades sexuales como podía ser posible que iban en contra de la salud o eran inmorales, sin embargo hoy está demostrado que la masturbación y el sexo oral son consideradas una práctica sana en la salud sexual del ser humano. Lo mismo está sucediendo con la práctica del sexo anal, cada vez las personas reconocen que no tiene nada de inmoral.

MITO 2.       SOLO LAS PROSTITUTAS Y PERVERTIDOS PRACTICAN EL SEXO ANAL

La actividad sexual anal tiene una connotación anormal, porque la educación sexual tradicional occidental se basa en que la actividad sexual debe ser para la procreación y no para el placer, es decir una interacción exclusivamente pene-vagina. Por muchos años la estimulación manual, el sexo oral y los juguetes sexuales no eran convencionales y no calificaban dentro del patrón de la procreación, por lo tanto eran considerados que su práctica era realizada por personas de mal vivir. Hoy día la práctica del sexo anal se encuentra en sus compañeros de trabajo, vecinos, personas de cualquier edad, orientación sexual, nivel socio-económico, raza, religión, cultura y ocupación que tienen la habilidad de practicar y disfrutar del sexo anal. Como vimos anteriormente, el 40% de hombre y 35% de mujeres en los Estados Unidos practican el sexo anal. (No existen a la fecha estadísticas de países de habla hispana sobre el sexo anal).

MITO 3.       EL ANO NO ES UNA ZONA EROGENA

Es cierto que el recto y el ano es la parte de nuestro cuerpo por donde desalojamos los desechos de la comida que ingerimos, sin embargo el ano está lleno de terminaciones nerviosas sensibles y que la estimulación de estas terminaciones nerviosas causan un intenso placer y orgasmos tanto en el hombre como en la mujer. Cuando el hombre y la mujer están excitados sexualmente, el pene tiene una erección y el clítoris y los labios de la vulva crecen, el ano también tiene el mismo efecto. El ano crece, se excita y es muy sensible.   A través de una penetración anal, las mujeres reciben estimulación indirecta de Punto-G y los hombres tienen una estimulación directa de la próstata.

MITO 4.       EL SEXO ANAL ES SUCIO Y DESASTROSO

Muchas culturas en el mundo tienen una obsesión con la higiene y la limpieza. Este mito juega con la idea de que el sexo anal es sucio. El bolo fecal se almacena en el colon y pasa a través del recto y el ano en el movimiento normal del intestino grueso. Si eres una persona sana con movimientos de estómago regulares, es probable que no tengas materia fecal o algo mínimo en el recto y el canal anal. Si practicas una higiene estándar, el sexo anal no es sucio y desastroso. Si tienes un movimiento estomacal y tomas un baño o ducha antes de tener sexo y limpias la zona anal, no debes de tomar otra medida extraordinaria. Algunas personas prefieren hacer un enema del canal anal antes de tener sexo anal, pero no es necesario.

MITO 5.       SEXO ANAL ES DOLOROSO

El sexo anal no debe de doler nunca, ni siquiera un poquito. Si duele se está haciendo equivocadamente. Cuando sientes dolor en tu cuerpo, éste te está diciendo “no siento que está bien en este momento”, si ignoras los mensajes de tu cuerpo y continúas, puede que resulte en algo muy doloroso. Puede ser que la experiencia de la penetración anal haga que tu ano se ponga muy tenso y no hay que engañar al cuerpo que tienes que experimentar dolor antes de experimentar placer. Eso lo puedes hacer en el gimnasio pero no con la penetración anal. Teniendo el deseo, estando relajada, con una comunicación abierta y mucho lubricante, el sexo anal no solo debe ser libre de dolor pero una experiencia excitante, placentera y orgásmica.

MITO 6.       A LAS MUJERES NO LES GUSTA EL SEXO ANAL

 Este es un mito particularmente malicioso para la mujer heterosexual. Generalmente cuando escuchamos que las mujeres han tenido sexo anal es porque sus parejas le han rogado y finalmente ellas sucumben a sus demandas. Su pareja la paso bien, pero ellas no disfrutaron de la experiencia. Nunca escuchamos historias de mujeres que les gusta tener sexo anal abiertamente y que disfrutan empezando su encuentro sexual con sexo anal o que la proveen sexo anal a sus parejas masculinas. Las mujeres de todo el mundo y todas las culturas han disfrutado y disfrutan del sexo anal, solo que es un pequeño porcentaje de ellas que manifiestan que el sexo anal les da placer y orgasmo. La principal razón por lo que las mujeres no hablan sobre el sexo anal es por el mito numero 1.

MITO 7.       EL SEXO ANAL ES PELIGROSO Y NO ES SALUDABLE

Debido a que el sexo anal interactúa con los tejidos del ano y el recto, puedes causarte un malestar si no tomas las debidas precauciones. Si vas lento, usas suficiente lubricante y sobre todo escuchas a tu cuerpo, el sexo anal no es diferente de la penetración vaginal. El sexo anal puede darte muchas ventajas de salud a tu cuerpo, mientras más contraes y relajas los músculos del ano, incrementaras el riego sanguíneo en la zona por lo que incrementaras la salud de la misma.

MITO 8.       EL SEXO ANAL ES PARA HOMBRES HOMOSEXUALES

Personas de ambos sexos y preferencias sexuales tienen sexo anal. Es cierto que hombres homosexuales tienen sexo anal, las estadísticas muestran que el porcentaje es menor de lo que se cree: entre 50 y 60 por ciento de hombres homosexuales lo han realizado, y un 30 por ciento lo tienen regularmente, el fellatio es una práctica sexual más común entre hombres homosexuales. No hay evidencia que un grupo de personas con ciertas orientaciones sexuales tengan más inclinación que otras hacia el sexo anal. Dependiendo de la procedencia de muchas estadísticas, las mujeres practican sexo anal regularmente entre 20 al 45 por ciento.

MITO 9.       SI TIENES MUCHO SEXO ANAL, TERMINARAS EN PAÑALES PARA ADULTOS

EL sexo anal frecuente no genera que el ano se haga más grande, pierdas el control de los esfínteres o pierdas control del movimiento del estómago. Durante una penetración anal no se rompe o rasga el ano, el ano debe estar relajado para poder tener una penetración cómoda y placentera.  Con una penetración anal regular puedes controlar tus esfínteres y tener mejores y más fáciles movimientos estomacales que antes de haber experimentado sexo anal.

MITO 10.   EL SEXO ANAL ES LA FORMA MAS RAPIDA DE CONTAGIARSE CON SIDA

Cuando se tiene una penetración anal, pueden experimentarse micro fisuras en el ano y el tejido del recto, las cuales no son diferentes de las micro fisuras de la vagina en una penetración vaginal. Si no tienes protección y estas con una pareja infectada mientras tienes sexo anal puedes contagiarte de SIDA, pero no es diferente si practicas sexo oral o penetración vaginal sin protección. El sexo anal practicado con sentido común, con protección y con una pareja que es libre de SIDA, es tan seguro como cualquier otra práctica sexual.

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

¿Puedo tener sexo anal mientras estoy embarazada?

Durante tu embarazo, la penetración por la vagina y el ano es segura. La penetración con un pene o dildo en un embarazo sin riesgo es también seguro. Tu pareja debe evitar la penetración muy profunda y con fuerza. Uno de los retos de tener sexo anal durante el embarazo es el poder tener una posición cómoda. Si sientes algún fastidio durante el sexo anal inmediatamente debes de parar.

Cada vez que intento tener sexo anal con mi pareja pierdo la erección. No tengo este problema cuando tengo sexo por la vagina.

La verdad es que para tener sexo anal el pene debe de estar duro y erecto para poder entrar por el ano. Sin embargo como no tiene problema de tener sexo a través de la vagina es probable que el problema sea sicológico y no físico. Muchos hombres tienen temor de hacerle doler,  herir o desgarrar el ano de su pareja y esto les causa ansiedad, o puede ser que su pareja anterior que intento tener sexo anal le manifestó que le estaba haciendo doler.  Pruebe de tener sexo anal con la debida preparación, tome su tiempo, dígale a su pareja que se relaje y use mucho lubricante.

Cualquier juguete sexual que pongo dentro de mi ano parece siempre ser muy largo. Parece que el pene o el juguete sexual están golpeando algo dentro de mí y duele.

El recto no es un tubo recto y tiene una curva ligera. Primero va hacia adelante y al frente del cuerpo, luego hacia atrás y hacia adelante nuevamente. Cada persona tiene el recto diferente y algunos más pronunciados que otros. Si tú metes dentro del recto algo largo y derecho eventualmente vas a tocar la pared trasera del recto. Juguetes sexuales de material flexible son más cómodos y se acomodan mejor a las curvas naturales del recto. Si el juguete es curvo, la curva debería de ser introducida hacia la parte frontal del cuerpo. Puede ser que tengas un recto corto por lo que sería apropiado experimentar diferentes posiciones durante una penetración anal o con juguetes sexuales.

Cuando mi marido mete su pene por mi ano, al principio se siente muy bien, pero luego es como si tocara un segundo anillo muscular. Una vez que la mete toda se siente bien, pero mientras se está moviendo si se sale del segundo anillo (entre el segundo anillo y el primero) duele .

Existen dos aros musculares en el ano, los esfínteres externos y los esfínteres internos. Para algunas personas estos dos aros musculares están muy juntos mientras que para otras personas ellas están muy apartados entre sí. Ambos aros musculares deben de estar completamente relajados para poder tener una penetración anal cómoda y placentera. Ellos son como compuertas del ano. El hecho de concentrarte en relajarte debe de mejorar el placer que sientes. La penetración puede ser muy dolorosa si estas nerviosa, tensa o no estás relajada. Es recomendable experimentar diferentes posiciones, cambiar el angulo de la penetración, la profundidad, al punto de saber es qué momento se está tocando el esfínter interior. Otra cosa que puede intentar es no tener penetraciones muy profundas o tener penetraciones profundas y no sacarla tanto. Con un poco de creatividad pueden tener mucho placer y diversión.

Mi pareja tiene un pene grande y grueso. El dice que lo hará lentamente pero nunca respeta lo que promete. Tengo miedo que si tenemos sexo anal, antes de que se venga lo va a hace más duro y me va a hacer algún daño.

Lo mejor es que se concentren en extender la preparación antes que tu pareja trate de penetrarte. El te puede estimular la vulva y vagina manualmente u oralmente, usar un vibrador o lo que se requiera para que estés muy excitada. Así mismo necesitarás empezar a preparar el ano para la penetración empezando con algo pequeño como el dedo, luego un juguete sexual y finalmente dejar que te penetre lentamente. Asegúrate que tu eres quien comanda la acción y dile cuando se siente bien y estas gozando y cuando es lo contrario. Tú debes indicarle la profundidad, velocidad y ritmo de la penetración. Con práctica es muy seguro que estos momentos se olvidarán y tendrán claro que en estas circunstancias antes de ser penetrada por este tipo de pene necesitas mucha paciencia, preparación y lubricante.

Cuando saco el vibrador del ano de mi pareja después de una sesión anal, un poco de mucosidad sale del ano.

El recto está protegido por una capa delgada de mucosidad que ayuda a protegerlo. Cuando el juguete o vibrador esta dentro del ano algo de esta mucosa puede ponerse en el vibrador o mezclarse con el lubricante. El recto regenera mucosa, y el ano y el recto estará listo para más sexo anal.

Documento en formato pdf