Infecciones de transmisión sexual (ITS)

CUADRO RESUMEN

CHANCRO  (también conocida como chancro blando, ulceras venéreas)

Ocurrencia:   común

Causa:           bacteria

Síntomas:      ulceras genitales, inflamación de los nódulos linfáticos

Tratamiento: antibióticos

CLAMIDIA

Ocurrencia:   muy común

Causa:           bacteria

Síntomas:      se siente ardor al orinar, algunas veces genera secreción vaginal

Tratamiento: antibióticos

 
GONORREA

Ocurrencia:    común

Causa:            bacteria

Síntomas:       se siente ardor al orinar, genera secreción, dolor pélvico

Tratamiento:  antibióticos

GRANULOMA INGUINAL (también se conoce como Donovanosis y Granuloma venérea)

Ocurrencia:    muy rara

Causa:            bacteria

Síntomas:       inflamación de los nódulos linfáticos, ulceras dolorosas

Tratamiento:  antibióticos

HEPATITIS

Hepatitis A

Ocurrencia:    común

Causa:            virus de la hepatitis A

Síntomas:       nausea, piel amarillenta, diarrea

Tratamiento:  no hay, generalmente se resuelve solo

Hepatitis B

Ocurrencia:    común

Causa:            virus de la Hepatitis B

Síntomas:       nausea, piel amarillenta, diarrea, puede volverse crónica

Tratamiento:  no hay para una infección aguda, interferón para infecciones crónicas

HERPES

Ocurrencia:    muy común

Causa:            virus (herpes simplex)

Síntomas:       llagas dolorosas en la piel con muchas variaciones

Tratamiento:  no tiene cura, solamente antivirales para tratarlo y prevenir los síntomas

INFECCIONES URINARIAS

Ocurrencia:    común

Causa:            bacteria

Síntomas:       molestia al orinar, orinar frecuentemente

Tratamiento:  antibiótico

INFECCION EN LA VAGINA POR LEVADURAS (YEAST INFECTION)

Ocurrencia:    muy común

Causa:            levaduras

Síntomas:       picazón, piel rojiza, secreción en la vagina

Tratamiento:  crema antimicótica, supositorios vaginales o pastillas

PAPILOMA HUMANO

Ocurrencia:    común

Causa:            virus

Síntomas:       picazón y ardor, manchas y luego verrugas sin dolor

Tratamiento:  tratamiento local y secado de verrugas con nitrógeno líquido

 
SIFILIS

Ocurrencia:    común

Causa:            bacteria

Síntomas:       ulceras sin dolor, primera fase; salpullido e inflamación de nódulos linfáticos, segunda fase; problemas neurológicos y del corazón en fase final.

Tratamiento:   antibióticos

TRICOMONIASIS

Ocurrencia:    muy común

Causa:            protozoario

Síntomas:       picazón y ardor en la vagina, piel rojiza, secreción en la vagina;

Tratamiento:  antibiótico

VAGINITIS

Ocurrencia:    muy común

Causa:            bacteria y levaduras

Síntomas:       picazón y ardor, descarga de la vagina y olor

Tratamiento:  antibióticos y cremas o pastillas

VAGINOSIS BACTERIANA

Ocurrencia:    muy común

Causa:            bacteria

Síntomas:       descarga vaginal y olor a pescado

Tratamiento:  antibióticos

 
VIH

Ocurrencia:    común

Causa:            virus

Síntomas:       infecciones virales, pérdida de peso, fiebres, inflamación de los nodos linfáticos, infecciones recurrentes.

Tratamiento:  no hay cura, pero hay medicaciones para disminuir el proceso de la enfermedad

Las infecciones de transmisión sexual (ITS), también son conocidas como enfermedades de transmisión sexual (ETS) o clásicamente como enfermedades venéreas, son un conjunto de entidades clínicas infectocontagiosas agrupadas por tener en común la misma vía de transmisión: se transmiten de persona a persona solamente por medio de contacto íntimo que se produce, casi exclusivamente, durante las relaciones sexuales, estas relaciones sexuales pueden ser orales, vaginales o anales. Los agentes productores de las infecciones de transmisión sexual incluyen bacterias, virus, hongos, levaduras y protozoos.

 
Generalidades

Las enfermedades de transmisión sexual se transmiten por relaciones sexuales. Aunque la mayoría tienen tratamiento, algunas de ellas, como las producidas por virus, nunca se curan de manera definitiva, sino que el agente causal permanece en estado latente, sin manifestarse, dentro del organismo al que ha infectado, pudiendo reaparecer cíclicamente. Este tipo de relación entre el organismo y el agente infeccioso facilita la transmisión de éste, es decir, su inefectividad. Actualmente se conocen 30 tipos de ITS, de las cuales 26 atacan principalmente a las mujeres y 4 a ambos sexos. Aunque la eficiencia del uso del preservativo o condón ha sido puesta en duda en diversas ocasiones (dado que muchas de las ITS se infectan por vía cutánea o por medio de fluidos no directamente vinculados al coito), el condón no deja de ser una importante línea de defensa como barrera. Las armas más importantes contra las ITS son la prevención, tomando las medidas oportunas por medio del uso del condón y la higiene adecuada, elementos imprescindibles para una sexualidad responsable y que reducen considerablemente el riesgo de transmisión de estas infecciones.

 
Clasificación y terminología

Las infecciones de transmisión sexual generalmente se agrupan según los síntomas y signos que producen. Tanto la sífilis como el herpes genital y el chancroide producen úlceras (llagas) sobre la piel o sobre las membranas que cubren la vagina o la boca. Tanto la gonorrea como las infecciones clamidiales causan uretritis (inflamación y secreción de la uretra) en los hombres, cervicitis (inflamación y secreción del cérvix o cuello uterino) e infecciones pélvicas en las mujeres, e infecciones oculares en los recién nacidos.

Hasta los años 1990, estas aflicciones eran conocidas comúnmente con el nombre de enfermedades venéreas.  Los responsables de salud pública introdujeron originalmente el término infección de transmisión sexual, que los médicos clínicos están usando cada vez más junto al término enfermedad de transmisión sexual, para distinguirlo del anterior. Según la sección de preguntas frecuentes del Ethiopian Aids Resource Center – ¿Son las infecciones de transmisión sexual (ITS) diferentes de las enfermedades de transmisión sexual (ETS)?. “Algunas veces los términos ITS y ETS se usan de manera indistinta. Esto puede ser confuso y no siempre exacto, así que es de ayuda primero entender la diferencia entre la infección y la enfermedad.

La infección significa que un germen, virus, bacteria, o parásito que puede causar una enfermedad está presente dentro del cuerpo de una persona. Esta persona infectada no tiene que tener necesariamente síntomas de que el virus o la bacteria están dañando realmente su cuerpo; la persona no se siente necesariamente enferma. Una enfermedad significa que la infección está realmente causando que la persona infectada se sienta enferma, o note algo incorrecto. Por esta razón, el término ITS, que se refiere a la infección con cualquier germen o virus que pueda causar una ITS, incluso si la persona infectada no tiene ningún síntoma, es un término mucho más amplio que el de ETS. La distinción que se hace está más cercana a la que hay entre la colonización y la infección, en lugar de entre la infección y la enfermedad.

Específicamente, el término ETS se refiere solamente a las infecciones que están causando síntomas. Debido a que la mayor parte del tiempo la gente no sabe que está infectada con una ETS hasta que comienza a mostrar los síntomas de la enfermedad, la mayoría de la gente usa el término ETS, aunque el término ITS es también apropiado en muchos casos.

Así que uno puede presumir que, si una persona está infectada con una ITS, por ejemplo Chlamydia, gonorrea o herpes genital, éstas fueron transmitidas por medio de contacto sexual.

También hay que reconocer las diferencias en un virus “contagioso” y un virus “transmisible”. El virus contagioso es aquel que puede vivir dentro y fuera del organismo como en el caso de la gripe, porque es aeróbico (vive en presencia del oxígeno). En cambio, un virus transmisible es aquel que sólo puede vivir dentro del organismo, es anaeróbico porque al estar en contacto con el oxígeno muere de forma inmediata; la presencia del oxígeno es letal, así que solo se transmite por vías específicas (Según informaciones de la fundación AID FOR AIDS). Hay que tener bien claro que en el caso del VIH este virus se transmite, no se contagia.

 
Patología

Muchas infecciones de transmisión sexual son transmitidas más fácilmente a través de las membranas mucosas del pene, de la vulva y menos frecuente de la boca. La membrana visible que cubre el glande del pene es una membrana mucosa (similar a los labios de la boca), aunque no produce ningún moco. Las membranas mucosas se diferencian de la piel en que permiten ciertos patógenos (virus o bacterias) en el cuerpo.

Ésta es una de las razones por las que la probabilidad de transmitir muchas infecciones es mucho más alta en el sexo que por otros medios más ocasionales de transmisión, tales como el contacto no sexual, tocarse, abrazos, dar las manos, etc., pero no es la única razón. Aunque las membranas mucosas existan tanto en la boca como en los órganos genitales, para muchas ITS parece ser más fácil la transmisión a través de sexo oral que con besos profundos. Incluso muchas infecciones que son fácilmente transmitidas de la boca a los órganos genitales o de los órganos genitales a la boca, son mucho más difíciles de transmitir de una boca a otra. Con el VIH, los líquidos genitales suelen contener mucho más del patógeno que la saliva. Algunas infecciones etiquetadas como ITS pueden ser transmitidas por el contacto directo de la piel, el herpes simple y el virus del papiloma humano son ejemplos.

Dependiendo de la ITS, una persona todavía puede difundir la infección aunque no haya presentes signos de la enfermedad. Por ejemplo, es mucho más probable que una persona difunda la infección del herpes cuando las ampollas están presentes (ETS) que cuando están ausentes (ITS). Sin embargo, una persona puede difundir la infección del SIDA (ITS) en cualquier momento, incluso aunque no haya desarrollado síntomas.

Debe considerarse que todos los comportamientos sexuales que implican el contacto con otra persona o sus líquidos corporales contienen un cierto riesgo de transmisión de enfermedades transmitidas sexualmente. La mayor parte de la atención se ha centrado en controlar el VIH, que causa SIDA, pero cada ETS presenta una situación diferente.

Las infecciones de transmisión sexual son transmitidas de una persona a otra por medio de ciertas actividades sexuales, no son causadas por esas actividades sexuales: las bacterias, los hongos, los protozoos o los virus siguen siendo los agentes causantes. No es posible contraer ninguna ETS por una actividad sexual con una persona que no tenga una enfermedad; a la inversa, una persona que tiene una ETS la adquirió por el contacto (sexual u otro) con alguien que la tenía, o con sus líquidos corporales. Algunas ETS tales como el VIH se pueden transmitir de madre a hijo durante embarazo o la lactancia.

Aunque la probabilidad de transmitir varias infecciones por distintas actividades sexuales varíe mucho, todas las actividades sexuales entre dos (o más) personas se deben considerar generalmente como una ruta de dos direcciones para la transmisión de las ETS.

Los profesionales de la salud sugieren un sexo seguro, tal como el uso de condones, como la manera más confiable de disminuir el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual durante la actividad sexual, pero el sexo seguro no debe ser considerado como una protección absoluta. La transferencia y la exposición a los líquidos corporales, tales como las transfusiones de sangre y otros productos de la sangre, compartiendo agujas de inyección (como en las drogas), lesiones con las agujas de inyección (cuando el personal médico se pincha inadvertidamente con agujas durante los procedimientos médicos), compartiendo agujas de tatuajes, y el parto, entre otros, son otras vías de transmisión. Estos diversos medios pusieron a ciertos grupos, tales como doctores, hemofílicos y consumidores de droga, particularmente en riesgo.

Las ITS pueden transmitirse en cualquier forma de relación sexual, así que es importante que todos los miembros de la comunidad que tengan relaciones sexuales usen precauciones, sin importar la naturaleza de sus relaciones. Es posible ser un portador asintomático de infecciones de transmisión sexual. Particularmente, las infecciones de transmisión sexual en mujeres causan a menudo la seria condición de la enfermedad pélvica inflamatoria.

 
Prevalencia

Las tasas de incidencia de la ETS siguen siendo altas en la mayor parte del mundo, a pesar de los avances de diagnóstico y terapéuticos que pueden rápidamente hacer a pacientes con muchas ETS no contagiosos y curar a la mayoría. En muchas culturas, las costumbres sexuales cambiantes y el uso del anticonceptivo oral han eliminado las restricciones sexuales tradicionales, especialmente para las mujeres, y tanto los médicos como los pacientes tienen dificultades al tratar abierta y sinceramente los problemas sexuales. Adicionalmente, la difusión mundial de bacterias drogo resistentes (ej., gonococos resistentes a la penicilina) refleja el uso erróneo de antibióticos y la extensión de copias resistentes en las poblaciones móviles. El efecto de viajar es ilustrado más dramáticamente por la extensión rápida del virus del SIDA (HIV-1) de África a Europa y a las Américas al final de los años 1970.

Prevalencias de ITS comúnmente reportadas entre las muchachas adolescentes sexualmente activas tanto con síntomas del tracto genital bajo como sin ellos, incluyen Chlamydia trachomatis (10% a 25%), gonorreas de Neisseria (3% a 18%), sífilis (0% a 3%), Trichomonas vaginalis (8% a 16%), y el virus del herpes simple (2% a 12%). Entre muchachos adolescentes sin síntomas de uretritis, las tasas aisladas incluyen C. trachomatis (9% a 11%) y gonorreas de N. (2% a 3%).

En 1996, la OMS estimaba que más de 1 millón de personas se infectaban diariamente. Cerca de 60% de estas infecciones ocurren entre menores de 25 años, y de éstos, 30% son de menos de 20 años. Entre los 14 y 19 años las ETS ocurren con más frecuencia en muchachas que muchachos en una proporción casi de 2:1; esto se iguala hacia los 20 años. Se estima que 340 millones de nuevos casos de sífilis, gonorrea, clamidia y de tricomoniasis se dieron en el mundo entero en 1999.

 
Prevención
Sexo con protección

La manera más efectiva de prevenir las infecciones de transmisión sexual es evitar el contacto de las partes del cuerpo o de los líquidos que pueden llevar a una transferencia, y no necesariamente dentro de una actividad sexual con una pareja infectada. Ningún contacto es igual a ningún riesgo, no todas las actividades sexuales implican contacto, tales como el cibersexo, sexo telefónico, masturbación a distancia, entre otros  y estos son métodos de evitar el contacto. Idealmente, ambos miembros de la pareja deben conseguir pruebas para ITS antes de iniciar el contacto sexual, o si una de las parejas estuvo en contacto con algún otro, pero incluso entonces, ciertas ETS, particularmente ciertos virus persistentes como VPH, pueden ser imposibles de detectar con los procedimientos médicos actuales mientras que pueden ser asintomáticos. La prevención es también clave en el manejo de la ETS viral como el VIH y herpes, pues actualmente son incurables. Muchas enfermedades que establecen infecciones permanentes pueden ocupar el sistema inmune así, y otras infecciones se vuelven más fácilmente transmitidas. No existe sexo seguro sino sexo con protección.

Existen algunas vacunas para proteger contra algunas ETS virales, tales como la hepatitis B y algunos tipos de VPH. Es aconsejable la vacunación antes de la iniciación del contacto sexual para asegurar la máxima protección.

El sistema inmunitario innato, que lleva las defensinas contra el VIH, puede prevenir la transmisión del VIH cuando las cuentas virales son muy bajas, pero si está ocupado con otros virus o abrumado, el VIH puede establecerse. Ciertas ETS virales también aumentan el riesgo de muerte para los pacientes infectados con VIH.

 
Los preservativos

Los preservativos o condones solamente proporcionan protección cuando son usados correctamente como barrera desde, y hacia el área que cubre. Las áreas descubiertas todavía son susceptibles a muchas ETS. En el caso del VIH, las rutas de transmisión sexual implican casi siempre el pene, puesto que el VIH no puede esparcirse a través de la piel intacta, así al proteger el pene, con un condón correctamente usado, de la vagina y del ano, se detiene con eficacia su transmisión. Un líquido infectado en una piel rota que llevase a la transmisión directa del VIH no sería considerado “transmitido sexualmente”, sin embargo puede ocurrir teóricamente durante el contacto sexual; esto puede evitarse simplemente no teniendo contacto sexual cuando se tiene una herida abierta. Otras ITS, incluso infecciones virales, se pueden prevenir con el uso de los condones de látex como barrera: algunos microorganismos y virus son bastante pequeños y pueden pasar a través de los poros en condones naturales de piel, pero siguen siendo demasiado grandes para pasar a través de los de látex, por lo cual los condones de látex son “mas seguros”.

Los condones están diseñados, probados, y manufacturados para no fallar nunca si se usan apropiadamente. El condón nunca es un 100% seguro. El uso apropiado exige:

  • No poner el condón demasiado firme en el extremo, y dejando 1.5 cm en la extremidad para la eyaculación. Poner el condón ajustado puede y a menudo lleva a su fallo.
  • Usar un condón nuevo para cada cópula.
  • No usar un condón demasiado flojo, porque puede hacer fracasar la barrera.
  • Evitar la inversión derramando su contenido una vez usado, independientemente de que se haya o no eyaculado en él, incluso por un segundo.
  • Evitar los condones hechos de sustancias diferentes del látex y el poliuretano, pues no protegen contra el VIH.
  • Evitar dejarlos en el calor porque se pueden desgastar.
  • Evitar el uso de lubricantes basados aceite (o cualquier cosa con aceite) con los condones de látex, ya que el aceite puede hacer agujeros en ellos.

Pruebas de ITS

Una prueba de ITS detecta la presencia de cualquier infección de transmisión sexual (ITS). La mayoría de las pruebas de ITS son análisis de sangre, y se realizan generalmente después de que los síntomas son detectados (ITS), pero pueden ser usadas en pruebas de poblaciones de alto riesgo para detectar infecciones asintomáticas o pre-sintomáticas. Las pruebas de ETS pueden examinar una sola infección, o consistir en un número de pruebas individuales para una amplia gama de ETS, incluyendo las pruebas para sífilis, gonorrea, clamidia, hepatitis y las pruebas de VIH. Ningún procedimiento prueba todos los agentes infecciosos, así que es importante ser consciente para qué es usada una prueba dada.

ALGUNAS INFECCIONES Y ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

CHANCRO  (también conocida como chancro blando, ulceras venéreas)

Ocurrencia:       común

Causa:               bacteria

Síntomas:          ulceras genitales, inflamación de los nódulos linfáticos

Tratamiento:     antibióticos

EL chancro es una úlcera genital causada por el Haemophilus ducreyi (un pequeño microorganismo) que está presente en países de vías de desarrollo especialmente en Asia, África y Latino América. Esta enfermedad bacteriana causa llagas dolorosas de forma irregular, pero es una infección localizada que puede ser tratada y curada y no tiene efectos a largo plazo. El tamaño de la úlcera puede variar de 1 a 2 milímetros a varios centímetros, pero es generalmente de 1 a 2 centímetros de diámetro.  La forma puede ser irregular, oval o redonda.

 
La diferencia del chancro a la sífilis, el borde de la úlcera del chancro blando es suave y la ulcera cambia de forma cuando se aprietan los bordes mientras que en la sífilis la úlcera es dura.

Síntomas

Los primeros signos de la infección aparecen de 3 a 5 días y hasta 2 semanas después del contacto, y por lo general una suave protuberancia se desarrolla por donde las bacterias entraron en el cuerpo. Estas podrían ser dentro y/o fuera de la vagina o el recto, de vez en cuando en las manos, los muslos o en la boca, y en el pene.  Luego de 1 a 4 días que aparecen las protuberancias, estas se transforman en una o más llagas poco profundas que se abren y profundizan, estas llagas se inflaman y se llenan de pus, causando la ruptura de la misma y mucho dolor. La siguiente etapa puede durar varias semanas y puede resultar en una llaga dolorosa y purulenta. En más de la mitad de los casos sin tratar las bacterias del chancroide infecta los ganglios linfáticos en la ingle.

En los hombres se pueden desarrollar de 1 a 4 llagas en el pene y el prepucio se puede hinchar. Las ulceras se producen generalmente en el frenillo, en la corona y en el glande. Cuando las llagas se presentan en el recto, estas generalmente sangran y causan mucho dolor al defecar.

En las mujeres causa Dispareunia (dolor durante el sexo) y/o Disuria (dolor al orinar), se pueden desarrollar úlceras indoloras en el cuello uterino y también se pueden desarrollar úlceras alrededor de la vagina y el recto. Las úlceras por lo general se encuentran en el cuello uterino, en la entrada de la vagina, en los labios mayores y menores, y  la zona peri-anales. Las llagas rectales pueden sangrar y causar dolor al defecar.

El chancroide se transmite a través de la piel por contacto sexual directo con una persona infectada a través del sexo anal, sexo oral y/o sexo vaginal.

Un hombre no circuncidado tiene más probabilidades de contraer la enfermedad que un hombre circuncidado. Cualquier persona sexualmente activa puede infectarse con chancro y si una persona no practica la higiene personal es más fácil que la infección se transmita. Esta enfermedad es más frecuente en hombres que en mujeres.

Si se utiliza un condón para tener relaciones sexuales, las llagas pueden estar presentes en áreas no protegidas por el látex y puede causar infección en cualquier parte que se  pone en contacto con el tejido receptivo, por que las bacterias son más propensas a invadir los órganos sexuales en el punto de una lesión preexistente, como por ejemplo un pequeño corte o rasguño.

La enfermedad no se transmite de persona a persona por contacto casual, como por ejemplo prendas de vestir, perillas de las puertas, utensilios para comer, piscinas, asientos de inodoros y las madres no lo pasan a los bebés al nacer.

Esta enfermedad es curada con antibióticos como penicilina o tetraciclina.

CLAMIDIA

Ocurrencia:       muy común

Causa:               bacteria

Síntomas:          se siente ardor al orinar, algunas veces genera secreción vaginal

Tratamiento:     antibióticos

La infección por clamidia es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) frecuente, causada por la bacteria Chlamydia trachomatis, que puede afectar los órganos genitales de la mujer. Aunque generalmente la infección por clamidia no presenta síntomas o se manifiesta con síntomas leves, hay complicaciones graves que pueden ocurrir “en forma silenciosa” y causar daños irreversibles, como la infertilidad, antes de que la mujer se dé cuenta del problema. Esta infección también puede causar secreción del pene en un hombre infectado.

La infección por clamidia es la enfermedad de transmisión sexual bacteriana reportada con mayor frecuencia en los Estados Unidos. En el 2006, los 50 estados y el Distrito de Columbia reportaron 1,030,911 infecciones clamidiales al CDC (Center for Disease Control and Prevention). Muchos casos no se reportan porque la mayoría de las personas con clamidia no saben que tienen la infección y no se hacen pruebas para detectar la enfermedad. Además, es frecuente que se traten los síntomas y no se hagan las pruebas de detección. Según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANEs, por sus siglas en inglés) se calcula que 2,291,000 personas de la población civil no institucionalizada de los Estados Unidos, entre los 14 y 39 años de edad sufren de la infección por clamidia. Las mujeres se vuelven a infectar frecuentemente si sus parejas sexuales no reciben tratamiento. 1 de cada 10 adolescentes está infectada con clamidia.

Las adolescentes tienen tasas más altas de infección por clamidia, de 15-19 años de edad, las niñas tienen el 46% de las infecciones y de 20-24 años las mujeres tienen el 33% de las infecciones por clamidia. La infección por clamidias está muy extendida geográficamente y muy frecuente entre mujeres jóvenes económicamente desfavorecidos de entre 16 y 24 años de edad.

La infección por clamidia puede ser transmitida durante relaciones sexuales vaginales, orales o anales. También se puede transmitir de madre a hijo durante el parto vaginal. Toda persona sexualmente activa puede contraer la infección por clamidia. Entre mayor número de parejas sexuales tenga la persona, mayor es el riesgo de infección. Las adolescentes y las mujeres jóvenes que son sexualmente activas están expuestas a un mayor riesgo de infección porque el cuello uterino (la entrada al útero) no se ha formado completamente y es más susceptible a infecciones. Debido a que la clamidia puede transmitirse durante las relaciones sexuales orales o anales, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres también están en peligro de contraer la infección clamidial.

Síntomas

A la infección por clamidia se le conoce como la enfermedad “silenciosa” porque casi tres cuartas partes de las mujeres infectadas y cerca de la mitad de los hombres infectados no presentan síntomas. Cuando se manifiestan, los síntomas aparecen generalmente entre 1 y 3 semanas después del contagio.

En las mujeres, la bacteria infecta inicialmente el cuello uterino y la uretra (el conducto urinario). Las mujeres con síntomas podrían presentar flujo vaginal anormal o una sensación de ardor al orinar. Algunas mujeres siguen sin tener signos ni síntomas aun después de que la infección se propaga del cuello uterino a las trompas de Falopio (los conductos que transportan los óvulos desde los ovarios hasta el útero); otras mujeres presentan dolor en la parte inferior del vientre, dolor de espalda, náusea, fiebre, dolor durante las relaciones sexuales o sangrado entre los períodos menstruales. La infección clamidial del cuello uterino puede propagarse al recto.

Los hombres con signos o síntomas podrían presentar secreción del pene o una sensación de ardor al orinar; también pueden sufrir de ardor y picazón alrededor de la abertura del pene. El dolor y la inflamación de los testículos es poco frecuente.

Los hombres o mujeres que tienen relaciones sexuales con penetración anal pueden contraer la infección clamidial en el recto, lo cual puede causar dolor, secreciones o sangrado en el recto.

La infección por clamidia también puede presentarse en la garganta de las mujeres y hombres que han tenido relaciones sexuales orales con una pareja infectada.

Si la clamidia no es tratada, la infección puede avanzar y causar graves problemas reproductivos y de salud con consecuencias a corto y largo plazo. Al igual que la enfermedad, los daños que causa la infección a menudo no se perciben.

En las mujeres, si la infección no es tratada, puede propagarse al útero o a las trompas de Falopio y causar enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). Esto ocurre hasta en un 40 por ciento de las mujeres que tienen la infección por clamidia y no han recibido tratamiento. La EIP puede causar daño permanente a las trompas de Falopio, al útero y a los tejidos circundantes. El daño puede llegar a causar dolor pélvico crónico, infertilidad y embarazo ectópico (embarazo implantado fuera del útero), el cual puede causar la muerte. Si están expuestas al virus del VIH, las mujeres infectadas por clamidia tienen hasta cinco veces más probabilidades de infectarse.

Para ayudar a prevenir las graves consecuencias de la infección por clamidia, se recomienda que las mujeres sexualmente activas de 25 años de edad o menos se realicen una prueba de detección de la clamidia al menos una vez al año. También se recomienda que las mujeres mayores de 25 años con factores de riesgo de contraer clamidia (por ejemplo, si tienen una nueva pareja sexual o múltiples parejas sexuales) se realicen la prueba de detección anualmente. Todas las mujeres embarazadas deben hacerse una prueba de detección de la clamidia.

Las complicaciones entre los hombres son poco comunes. En ocasiones, la infección se propaga al epidídimo (el conducto que transporta el semen desde los testículos) y causa dolor, fiebre y, rara vez, esterilidad. En muy pocos casos, la infección clamidial genital puede causar artritis que puede estar acompañada de lesiones en la piel e inflamación de los ojos y de la uretra (síndrome de Reiter).

Si eres sexualmente activo, puedes reducir el riesgo de contraer clamidia u cualquier otra ITS siguiendo las siguientes pautas:

Las drogas y el alcohol reducen tu capacidad para tomar decisiones sensatas por lo que limítate de tener relaciones sexuales si estás tomando alcohol o usando drogas, los condones o diafragmas deben ser utilizados durante todo tipo de relaciones sexuales, ya sea anal, oral vaginal, limita el número de parejas sexuales, si tienes más de una pareja sexual debe de hacerse análisis sobre ITS cada año o con mayor frecuencia.

La infección por clamidia puede ser fácilmente tratada y curada con antibióticos.

 
GONORREA

Ocurrencia:    común

Causa:            bacteria

Síntomas:       se siente ardor al orinar, genera secreción, dolor pélvico

Tratamiento:  antibióticos

La gonorrea es una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más frecuentes y es causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. La gonorrea se transmite por contacto con el pene, la vagina, la boca o el ano. No es necesario que haya una eyaculación para transmitir o contraer la gonorrea. La gonorrea también puede transmitirse de madre a hijo durante el parto. Las personas que han tenido gonorrea y han sido tratadas pueden infectarse de nuevo si tienen contacto sexual con una persona que tiene la enfermedad.

 
Síntomas

En la mujer los síntomas son secreción vaginal inusual, sangrado vaginal inusual, y dolor en la parte inferior del abdomen. La mujer infectada, puede no tener síntomas o presentar ligeras molestias al orinar.

En el hombre los síntomas son dolor al orinar y secreción uretral purulenta. En el varón tarda dos a tres días después del contacto sexual para producir síntomas (dolor al orinar). La gonorrea y la infección por clamidia pueden ocasionar esterilidad cuando no son tratadas.

Cuando la gonorrea no se trata, puede ocasionar problemas de salud grave y permanente tanto en hombres como en mujeres. En las mujeres, la gonorrea es una causa frecuente de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). Anualmente, cerca de un millón de mujeres en los Estados Unidos contraen EIP. Los síntomas pueden ser bastante leves o muy graves e incluir dolor abdominal y fiebre. Si la EIP no se trata, puede provocar abscesos internos (pústulas llenas de pus difíciles de curar) y dolor pélvico crónico prolongado. Esta enfermedad también puede causar daños a las trompas de Falopio y producir infertilidad o aumentar el riesgo de un embarazo ectópico. El embarazo ectópico es una afección potencialmente mortal en la cual un óvulo fecundado crece fuera del útero, usualmente en una trompa de Falopio. En los hombres, la gonorrea puede provocar epididimitis, una afección dolorosa de los conductos de los testículos que si no se trata puede provocar infertilidad. La gonorrea puede propagarse a la sangre y a las articulaciones. Esta afección puede ser potencialmente mortal.

Existen varios antibióticos con los que se puede tratar exitosamente la gonorrea en adolescentes y adultos. Sin embargo, ha estado aumentando el número de cepas de gonorrea resistentes a los medicamentos en muchas partes del mundo, incluido los Estados Unidos, por lo que el tratamiento de la gonorrea es cada vez más difícil. Dado que muchas personas con gonorrea también tienen clamidia, otra ETS, se suele recetar antibióticos para tratar ambas infecciones al mismo tiempo. Se recomienda que las personas con gonorrea también se hagan pruebas para detectar otras ETS.

Para curar la gonorrea, es necesario tomar todos los medicamentos que han sido recetados. Si bien los medicamentos detendrán la infección, no repararán ninguna lesión permanente que haya dejado la enfermedad.  Si los síntomas en una persona persisten después del tratamiento, ésta debe regresar al médico para que la evalúen nuevamente.

GRANULOMA INGUINAL (también se conoce como Donovanosis y Granuloma venérea)

Ocurrencia:      muy rara

Causa:              bacteria

Síntomas:         inflamación de los nódulos linfáticos, ulceras dolorosas

Tratamiento:    antibióticos

Es causada por una bacteria usualmente encontrada el área  trópical y subtropical del planeta. Se considera una enfermedad crónica y ligeramente contagiosa. Hay muy pocos casos reportados en los Estados Unidos, el principal grupo que contraen esta enfermedad son hombres homosexuales en las edades de 20 -45 años.

Síntomas

De una semana o después de varios meses (incubación promedia es de 8 a 80 días) de ser expuesto a la infección, aparecen bultos o ampollas en el área genital que lentamente crecen para convertirse en ulceras similares a las causadas por el chancro, sífilis o el herpes. Generalmente se localizan en las membranas de la mucosa del área genital y en la piel. Aunque las ulceras crecen a través del área húmeda de la región genital y el ano, el malestar se incrementa pero no necesariamente es doloroso

En la mujer  las primeras lesiones aparecen en la entrada de la vagina y en los labios interiores y en los  hombres las primeras lesiones aparecen en el cuerpo y cabeza del pene.Si no es tratado, las lesiones y ulceras crecen provocando absceso y en raros casos cáncer

HEPATITIS

Hepatitis A

Ocurrencia:       común

Causa:               virus de la hepatitis A

Síntomas:          nausea, piel amarillenta, diarrea

Tratamiento:     no hay, generalmente se resuelve solo

Hepatitis B

Ocurrencia:       común

Causa:               virus de la Hepatitis B

Síntomas:          nausea, piel amarillenta, diarrea, puede volverse crónica

Tratamiento:     no hay para una infección aguda, interferón para infecciones crónicas

La hepatitis es una enfermedad que causa la inflamación del hígado, y a veces la muerte. Hay 4 tipos de hepatitis (A, B, C y D), sólo las de transmisión sexual (hepatitis A y B) serán discutidos aquí.

La hepatitis A es causada por el virus de la hepatitis A y es altamente contagiosa. Se transmite por contacto fecal-oral.

La hepatitis B es causada por el Virus de la Hepatitis B. Se encuentra en la sangre, la materia fecal, la saliva y la orina.

La hepatitis A es el tipo más común de hepatitis reportado en los Estados Unidos con al menos 1.4 millones de personas en todo el mundo. La hepatitis A es una infección viral del hígado causado por el virus de la hepatitis A (VHA) y se propaga por la ruta fecal-oral a través de contacto directo o por la ingestión de alimentos o agua contaminados.

Síntomas

Los síntomas de la hepatitis A incluyen dolores y molestias, una sensación general de no sentirse bien, orina oscura, diarrea, fatiga, fiebre, náuseas intermitentes y, posiblemente, vómitos, la ictericia, que puede hacer que la esclerótica (la parte blanca de los ojos) se vuelva de color amarillento, pérdida de apetito, heces pálidas. Los adultos suelen experimentar más síntomas que los niños. El período de incubación promedio es de 28 días para el virus de la hepatitis A, pero puede ser a partir de las 2 semanas a 6 meses después de ser infectados.

La hepatitis A se transmite a través del contacto con un miembro de la familia o la pareja sexual que tiene hepatitis A, con alimentos y agua contaminada, mesas de cambio de pañales (si no se limpian adecuadamente), comer mariscos crudos o parcialmente cocidos que están contaminados, heces, los manipuladores de alimentos que tienen la infección por no lavarse las manos con agua y jabón, y por contacto fecal-oral (analingus o rimming)

La hepatitis A se suele curar espontáneamente y sin complicaciones. La vacuna contra hepatitis A es muy eficaz combinado con inmunoglobulina para una máxima protección. La prevención de la hepatitis A es una buena higiene y practicar sexo utilizando condones de látex.

La hepatitis B es una enfermedad grave causada por un virus que afecta al hígado. El virus, llamado virus de hepatitis B (VHB), puede causar una infección para toda la vida, cirrosis (cicatrización) del hígado, cáncer del hígado, falla hepática y muerte.

Síntomas

El período de incubación es a partir de 2 semanas a 6 meses después de la entrada del virus en el hígado, tiempo durante el cual una persona es extremadamente contagiosa. Los síntomas desaparecen en 6-12 meses, hasta completar la recuperación.

Síntomas de la hepatitis B son similares a la hepatitis A, pero también pueden incluir dolor en los músculos y articulaciones y dolor en el abdomen. Sin embargo, el virus puede continuar su ataque en silencio en el hígado, y en un período de pocos años puede dar lugar a cirrosis, infección de por vida y venas varicosas en el estomago o esófago.

La hepatitis B se transmite a través de la sangre, transfusiones de sangre, saliva, el líquido seminal, secreciones vaginales, orina, heces, el agua potable contaminada o hielo, mariscos crudos contaminados, y frutos sin cocer o verduras cultivadas lavados en agua contaminada.

HERPES

Ocurrencia:      muy común

Causa:              virus (herpes simplex)

Síntomas:         llagas dolorosas en la piel con muchas variaciones

Tratamiento:    no tiene cura, solamente antivirales para tratarlo y prevenir los síntomas

El herpes es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por el virus del herpes simple (VHS).
El herpes genital es una infección muy común y en aumento en los Estados Unidos. A nivel nacional 45 millones de personas mayores de 12 años (1 de cada 5 del total de los adolescentes y adultos) están infectadas con el VHS-2. Es más común en las mujeres (1 de 4) que en hombres (1 de 5), posiblemente debido a transmisión de hombre a mujer es más eficiente que la transmisión de hembra a varón.

La infección por el VHS-2 es también más común en las áreas de alta desventaja económica que enfrentan escases fundamentales de servicios de salud, personas que viven en comunidades con una alta prevalencia de enfermedades de transmisión sexual y comunidades que hacen uso ilícito de drogas.

El virus del herpes

HSV-tipo 1: causa ampollas en la boca o la cara (herpes oral)

HSV-tipo 2: normalmente afecta a la zona genital (herpes genital)

Ambos tipos de virus pueden estar inactivos o “silenciosos” sin causar síntomas por mucho tiempo, pero cuando se activan pueden causar infecciones genitales u orales, y pueden causar brotes de ampollas y úlceras. Las personas infectadas pueden permanecer de por vida después del primer episodio sin mostrar síntomas de la enfermedad.

 El herpes se propaga por contacto directo, cuando es por contacto sexual este puede ser por sexo oral, anal o vaginal, también se puede contagiar por besos y contacto de piel-a-piel.

El herpes genital puede ser transmitido con o sin la presencia de lesiones u otros síntomas, se transmite a menudo por personas que no se dan cuenta que tienen la infección por que puede transmitirse aún cuando no hay síntomas de ella.

Síntomas

Los síntomas del herpes genital varían, pero a menudo la mayoría de la gente no tiene síntomas evidentes. Los primeros síntomas pueden incluir una sensación de ardor en los genitales, síntomas como de gripe, dolor de espalda baja y dolor al orinar.

Pequeñas protuberancias de color rojizo pueden aparecer en el área genital después de los síntomas iniciales, que posteriormente se convierten en ampollas dolorosas. Las ampollas generalmente se convierten en llagas, luego en costra y se curan. La curación de la piel no suele dejar cicatrices.

Los síntomas del primer brote generalmente se desarrollan dentro de 2-20 días después del contacto inicial, pero podría continuar hasta por 2 semanas. La primera infección puede ser tan leve que pasa desapercibida. En otros casos, el primer ataque provoca úlceras visibles. Recibidas posteriores de que el virus puede causar un brote de ampollas.

El virus se aloja en el sistema nervioso cerca de la zona afectada y permanece inactivo. Incluso cuando no hay síntomas de herpes, la transmisión del virus es posible  (la propagación viral asintomática).

Cuando el virus llega a las células de la piel, el virus se reproduce y comienza a multiplicarse, haciendo que la piel se vuelva roja y sensible. Aparecen ampollas o protuberancias que pueden aparecer en el área genital, la apertura de las ampollas y luego viene la curación con la regeneración de tejido de la piel.

Durante el brote en la zona infectada puede ser doloroso, puede arder, se puede presentar comezón y
hormigueo. Otros síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, la infección de la uretra, causando una sensación de ardor al orinar, dolor muscular, ampollas inflamadas y dolorosas que se desarrollan en la zona infectada, glándulas linfáticas hinchadas, y secreción vaginal o del pene

Generalmente el primer episodio es el más grave, con duración mayoría de los episodios 10-21 días. Una señal de advertencia (pródromos), tales como hormigueo es experimentado por muchas personas en brotes recurrentes. Si experimenta alguno de estos síntomas, consulte a su médico de inmediato. El herpes genital debe ser diagnosticado y tratado profesionalmente.

INFECCIONES URINARIAS

Ocurrencia:      común

Causa:              bacteria

Síntomas:         molestia al orinar, orinar frecuentemente

Tratamiento:    antibiótico

El tracto urinario está compuesto por los siguientes órganos: vejiga, riñones, dos uréteres, y la uretra.  

Los riñones se encuentran debajo de las costillas, cerca de la mitad de la espalda consisten en un sistema complejo de filtración que trabajan para eliminar productos de desecho de la sangre que se eliminan del cuerpo en forma de orina para mantener un equilibrio estable de sales y otras sustancias en la sangre para producir una hormona, la eritropoyetina, que desencadena la producción de glóbulos rojos en la médula ósea.

Los uréteres son estructuras tubulares que transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga donde se almacena la orina.

La vejiga es elástica y se expande mientras se llena de orina.

Hay dos músculos del esfínter que se aprietan alrededor de la uretra para evitar que la orina salga del cuerpo: el esfínter interno no es controlado conscientemente y el esfínter externo que está bajo control voluntario. Cuando la vejiga alcanza una cierta capacidad de orina, el cerebro envía impulsos al esfínter interno para relajarse y un músculo llamado detrusor se contrae y expulsa la orina de la uretra.

Infecciones del tracto urinario (ITU)

Las condiciones que causan los síntomas de las infecciones del tracto urinario son: la cistitis (infección de la vejiga), la vejiga irritable, la uretritis (infección de la uretra) y la vaginitis

Infecciones del tracto urinario (ITU) son causadas por bacterias que invaden el sistema urinario y se multiplican resultando en una infección. Acerca de 8-10 millones de personas se infectan cada año. Las mujeres tienen infecciones del tracto urinario (ITU) con más frecuencia que los hombres, aunque los hombres y los niños pueden también tenerlos.

Las bacterias de la zona rectal a veces entran en el tracto urinario a través de la uretra hacia la vejiga y causa una infección. Cerca del 80-90% de las infecciones del tracto urinario son causadas por Escherichia coli (E. coli), las bacterias que se encuentran normalmente en el recto.

Síntomas

Los síntomas de las infecciones del tracto urinario (ITU) son dolor abdominal, sangre en la orina, orina turbia, dolor en la espalda, dolor al orinar, a menudo con una sensación de ardor, y necesidad urgente de orinar. Si el dolor es el síntoma predominante, una cistitis intersticial puede ser que esté ocurriendo.

Consulte siempre a su médico o profesional de la salud si los síntomas persisten durante más de 24 horas y reciba tratamiento médico inmediato si se presentan síntomas más graves, estos pueden ser escalofríos, fiebre, náuseas, dolor intenso en la mitad de la espalda y vómitos.

Las mujeres contraen la infección con más frecuencia porque es mucho más fácil que las bacterias penetran en la uretra y hagan su camino hacia la vejiga, ya que está tan cerca la vagina y el ano.

Infecciones del tracto urinario son: Uretritis, la infección de la uretra; Cistitis, la infección de la vejiga;  
Pielonefritis, los riñones se infectan cuando las bacterias asciende hasta los uréteres.

Algunos factores que pueden resultar en infecciones del tracto urinario son las relaciones sexuales que pueden transferir las bacterias de la zona anal hacia la vaginal, la uretra y la vejiga pudiendo irritar los tejidos de estos órganos. Otros factores son la instalación no adecuada de los diafragmas porque puede ejercer presión sobre la vejiga, los productos químicos en los espermicidas pueden irritar los tejidos vaginales, adolescentes sexualmente activos y las mujeres adultas, debido a la fricción que ocurre en el meato durante la relación sexual, limpiarse de atrás hacia adelante después de ir al baño puede exponer el área vaginal y el meato a las bacterias del recto, a menudo la bacteria es el Escherichia coli (E. coli).

Otros factores pueden ser catéteres o tubos colocados en la vejiga cuando la micción es imposible o cuando la gente está inconsciente o en estado crítico. En los ancianos en aquellos con trastornos del sistema nervioso, tales como lesiones de la médula espinal, donde la pérdida de control de la vejiga puede requerir catéteres de forma permanente.

Las infecciones pueden ser causadas por las siguientes bacterias: Citrobacter, Enterobacter, Escherichia coli (E. coli), Klebsiella, Proteus, Pseudomonas, Serratia, Staphylococcus aureus y Streptococcus faecalis.

 Si hay bacterias en la orina, diferentes tipos de antibióticos pueden ser prescritos para el tratamiento de infecciones no complicadas.

INFECCION EN LA VAGINA POR LEVADURAS (YEAST INFECTION)

Ocurrencia:      muy común

Causa:              levaduras

Síntomas:         picazón, piel rojiza, secreción en la vagina

Tratamiento:    crema antimicótica, supositorios vaginales o pastillas

Las infecciones por levaduras son causadas generalmente por un organismo llamado Candida albicans o candidiasis y no hay evidencia directa de que se transmite por vía sexual.

Casi la mitad de todas las mujeres sexualmente activas, y un tercio de todas las mujeres embarazadas analizadas tienen Candida albicans, que puede indicar que la actividad sexual en sí mismo puede contribuir al crecimiento de Candida albicans.

Síntomas
En la mujer los síntomas pueden variar desde muy leves a graves e incluyen: ardor en la vagina, ardor al orinar, molestias durante o después del acto sexual, olor no desagradable, irritación de la vagina, comezón y ardor en los genitales femeninos (vulva), picazón de la vagina, relaciones sexuales dolorosas, y enrojecimiento e hinchazón de la vulva.

 
La secreción vaginal no siempre está presente y puede ser mínimo, pero cuando se presentan pueden ser tipo lechoso, flujo espeso blanco-gris y de consistencia viscosa.

Las infecciones por levaduras en las mujeres que tienen enfermedades crónicas o recurrentes pueden necesitar ser tratado con cremas vaginales durante largos períodos de tiempo

Los hombres no pueden experimentar los síntomas de la infección, sin embargo, si se presentan síntomas pueden incluir: sensación de ardor durante la relación sexual, sensación de ardor en el pene, síntomas después del acto sexual si no utilizan preservativos, y erupción transitoria.

La vagina o la uretra pueden recoger la infección por contacto sexual, aunque el contacto sexual con una pareja infectada no aumenta la infección.

El crecimiento excesivo de levaduras en las mujeres normalmente se produce como resultado de fatiga, stress, las fluctuaciones hormonales durante el ciclo menstrual, aumento del calor y la humedad en el área vagina, menopausia, no secar el área vaginal externa a fondo después de bañarse, los anticonceptivos orales (píldoras anticonceptivas), perfumes aerosoles para la higiene femenina, la mala alimentación, ropa interior mal ventiladas al ser usada, falta de higiene personal, embarazo, algunas recetas farmacéuticas, ropa o medias ajustadas, el uso de antibióticos, en particular, “de amplio espectro”, relaciones sexuales vaginales con lubricación inadecuada, el uso de traje de baño o medias húmedas durante un período de tiempo prolongado.

Otros factores pueden ser duchas frecuentes para lavar las secreciones de las bacterias sanas y normales, medicamentos con esteroides, sudoración, agentes tópicos anti-microbianos, la diabetes no controlada porque eleva los niveles de azúcar en la sangre haciendo un buen ambiente para que la levadura crezca.

Los hombres también pueden generar infecciones por levaduras causadas por los condones con nonoxinol-9 añadido y al lubricante que puede contribuir a la infección por levaduras anal, el contacto directo por sexo sin protección, también puede ser causado por la diabetes (los hombres con diabetes son más susceptibles a las infecciones por levaduras, debido a elevados niveles de azúcar en la orina) y por el uso prolongado de antibióticos.

Varios anti-hongos vaginales son los medicamentos disponibles para tratar la infección de la levadura en forma de cremas anti-hongos, anti-supositorios de hongos y las pastillas anti fúngicas.

Consulte con su médico o profesional de salud inmediatamente si tiene alguno de los síntomas antes descritos.

PAPILOMA HUMANO

Ocurrencia:       común

Causa:               virus

Síntomas:          picazón y ardor, manchas y luego verrugas sin dolor

Tratamiento:     tratamiento local y secado de verrugas con nitrógeno líquido

Es una enfermedad infecciosa causada por el V.P.H. (virus del papiloma humano). Su trasmisión es principalmente por vía sexual, aunque puede contagiarse en piscinas, baños y saunas. Se presenta en la piel de las zonas genitales en forma de verrugas. Las lesiones son apreciables a simple vista o se pueden diagnosticar por observación de tejidos con un microscopio.

Síntomas

Los síntomas pueden aparecer varias semanas o meses después de haber sido expuestos al virus del papiloma humano (VPH) e incluyen picazón o ardor alrededor de los órganos sexuales, crecimiento indoloro en uno u otro sexo por lo general en superficies húmedas del cuerpo que comienzan como pequeñas manchas de color rosado claro o rojo. Las manchas luego se convierten en pequeñas verrugas en los genitales y el ano de color blanco, amarillo o gris. Las verrugas pueden crecer rápidamente en forma irregular con una forma de coliflor. Algunos de los síntomas más importantes que sugieren la presencia de virus del papiloma humano son irritaciones constantes en la entrada de la vagina con ardor y sensación de quemadura durante las relaciones sexuales (se denomina vulvodinia), pequeñas verrugas en el área ano-genital, pequeñas verrugas en la cérvix, la vagina, la vulva y la uretra (en mujeres) y el pene, la uretra y el escroto (en varones). Pueden variar en apariencia (verrugas planas no visibles o visibles en forma de coliflor), número y tamaño por lo que se necesita de la asistencia de un especialista para su diagnóstico. Alteraciones del Papanicolaou que nos habla de que en el cuello del útero hay lesiones escamosas Intraepiteliales (zonas infectadas por VPH, que pueden provocar cáncer).

No hay cura para el papiloma humano en este momento, pero hay tratamientos que incluyen la crioterapia (congelamiento), electro cauterización, cirugía con laser y cremas de aplicación tópica.

 
SIFILIS

Ocurrencia:     común

Causa:             bacteria

Síntomas:        ulceras sin dolor, primera fase; salpullido e inflamación de nódulos linfáticos, segunda fase; problemas neurológicos y del corazón en fase final.

Tratamiento:   antibióticos

Es una enfermedad de transmisión sexual ocasionada por la bacteria Treponema pallidum. Esta bacteria necesita un ambiente tibio y húmedo para sobrevivir, por ejemplo, en las membranas mucosas de los genitales, la boca y el ano. Se transmite cuando se entra en contacto con las heridas abiertas de una persona con sífilis. Esta enfermedad tiene varias etapas, la primaria, secundaria, la latente y la terciaria (tardía). En la etapa secundaria, es posible contagiarse al tener contacto con la piel de alguien que tiene una erupción en la piel causada por la sífilis.

 
Síntomas

Existen cuatro etapas por la cual puede atravesar la enfermedad si no es tratada a tiempo.

Etapa primaria: el primer síntoma es una llaga en la parte del cuerpo que entró en contacto con la bacteria. Estos síntomas son difíciles de detectar porque por lo general no causan dolor y, en ocasiones, ocurren en el interior del cuerpo. Una persona que no ha sido tratada puede infectar a otras durante esta etapa.

Etapa secundaria: surge alrededor de tres a seis semanas después de que aparece la llaga. Aparecerá una erupción en todo el cuerpo, en las palmas de las manos, en las plantas de los pies o en alguna otra zona del cuerpo. Otros síntomas que se pueden sentir son fiebre leve, inflamación de los ganglios linfáticos y pérdida del cabello.

Etapa latente: la sífilis, si no es diagnosticada ni tratada durante mucho tiempo, entra en una etapa latente. En esta etapa no hay síntomas notables y la persona infectada no puede contagiar a otros. Sin embargo, una tercera parte de las personas que están en esta etapa empeoran y pasan a la etapa terciaria de la sífilis.

Etapa terciaria (tardía): esta etapa puede causar serios problemas como trastornos mentales, ceguera, anomalías cardíacas y trastornos neurológicos. En esta etapa, la persona infectada ya no puede transmitir la bacteria a otras personas, pero continúa en un periodo indefinido de deterioro hasta llegar a la muerte.

TRICOMONIASIS

Ocurrencia:     muy común

Causa:             protozoario

Síntomas:        picazón y ardor en la vagina, piel rojiza, secreción en la vagina;

Tratamiento:   antibiótico

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual caracterizada por la infección del aparato urogenital del hombre por protozoos de la especie Trichomonas vaginalis.

En los seres humanos, Trichomonas vaginalis se suele trasmitir a través de las relaciones sexuales. En las mujeres es habitual encontrarlo en la vagina, donde con frecuencia origina sensación de quemazón, prurito y exudado irritativo; en los hombres puede afectar a la próstata; y en ambos sexos irritar la uretra y la vejiga. La administración oral de antibióticos erradica la infección; es necesario el tratamiento de la pareja o parejas sexualmente activos para evitar una nueva infección..

Síntomas

Muchas personas infectadas no tienen síntomas. El periodo de incubación es normalmente entre 4 y 20 días, pero en casos raros el periodo de incubación puede durar años. En la mujer los síntomas incluyen: flujo vaginal que es fuera de lo normal, abundante, de color verde claro o gris, con burbujas y un olor malo, picazón, ardor, o enrojecimiento de la vulva y la vagina. Mientras que en el hombre los síntomas incluyen: flujo del pene, ardor al orinar, y picazón dentro del pene.

VAGINITIS

Ocurrencia:         muy común

Causa:                   bacteria y levaduras

Síntomas:            picazón y ardor, descarga de la vagina y olor

Tratamiento:      antibióticos y cremas o pastillas

La vaginitis es una inflamación de la vagina, a menudo causadas por infecciones que causan angustia y malestar.

Aunque algunas infecciones están asociadas con enfermedades más graves, las infecciones vaginales más comunes son: la vaginosis bacteriana, tricomoniasis y la infección vaginal por levaduras (candidiasis)

Síntomas
Los principales síntomas son expulsión de flujo vaginal, irritación, picazón y olor.
Algunas infecciones vaginales se transmiten por contacto sexual, pero otras como las infecciones por levaduras usualmente se debe a diferentes circunstancias. Algunas de las causas de la vaginitis incluyen: factores alérgicos e irritación, otras ETS. Los síntomas alérgicos pueden ser causados por: detergentes, suavizantes, espermicidas y por productos para la higiene vaginal

Hay muchos medicamentos eficaces disponibles para tratar la vaginitis, incluyendo los antibióticos. Los hombres que portaban Vaginosis bacteriana (VB) generalmente no requieren tratamiento a menos que sus parejas tengan infecciones frecuentes.

VAGINOSIS BACTERIANA

Ocurrencia:      muy común

Causa:              bacteria

Síntomas:         descarga vaginal y olor a pescado

Tratamiento:    antibióticos

Cuando los diferentes tipos de bacterias superan en número a las bacterias normales, Lactobacillus, el desequilibrio se produce en los organismos de bacterias que existen en la vagina.

En lugar de las bacterias Lactobacillus siendo los más numerosos, un número creciente de otros organismos se encuentran en las vaginas de las mujeres con vaginosis bacteriana (VB), tales como: Bacteroides, Gardnerella vaginalis, Mobiluncus, Mycoplasma hominis

La Vaginosis Bacteriana (VB) es también llamado: Gardnerella asociada a la vaginitis y vaginitis inespecífica. Es una de las causas más comunes de los síntomas de vaginitis entre las mujeres, en particular los que son sexualmente activos, produciendo una inflamación dolorosa de la vagina.

Síntomas
Aunque más del 50% de las mujeres con Vaginosis Bacteriana (VB) no tienen síntomas, cuando ocurren los síntomas se incluyen: flujo vaginal excesivo, descargas ligeras de color gris o blanco que se pega a las paredes vaginales, olor vaginal desagradable como a pescado o humedad que es más notable después del sexo, picazón e irritación vaginal.

El riesgo de contraer Vaginosis bacteriana (VB) se incrementará con cambio de parejas sexuales,  
frecuentes duchas vaginales, y el uso de dispositivos intrauterinos (DIU).

 
La infección no puede propagarse de persona a persona por contacto casual, como por ejemplo:
prendas de vestir, perillas de las puertas, utensilios para comer, piscinas, o asientos de inodoros.

La Vaginosis Bacteriana (VB) pueden ser difíciles de curar mediante tratamientos convencionales o alternativos. Aunque no se sabe si la transmisión sexual es a todos los compañeros sexuales (cuando se tienen múltiples parejas) es esencial tratarlos a ellos también para prevenir la re-infección. El tratamiento usual es de los antibióticos, por vía oral o por vía vaginal.

Factores que ayudan a curarse más rápido son la de abstenerse de la actividad sexual, mientras que el desequilibrio bacteriano o la infección se cura.

 
VIH

Ocurrencia:    común

Causa:            virus

Síntomas:       infecciones virales, pérdida de peso, fiebres, inflamación de los nodos linfáticos, infecciones recurrentes.

Tratamiento:  no hay cura, pero hay medicaciones para disminuir el proceso de la enfermedad

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es responsable del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) y ataca a los linfocitos T-4 que forman parte fundamental del sistema inmunológico del ser humano. Como consecuencia disminuye la capacidad de respuesta del organismo para hacer frente a infecciones oportunistas originadas por virus, bacterias, protozoos, hongos y otro tipo de infecciones.

La causa más frecuente de muerte entre infectados del SIDA es la neumonía por Pneumocystis jiroveci, aunque también es elevada la incidencia de ciertos tipos de cáncer como los linfomas de células B y el sarcoma de Kaposi. También son características las complicaciones neurológicas, la pérdida de peso y el deterioro físico del paciente. La mortalidad disminuyó mucho con el adviento de los medicamentos antirretrovirales.

El VIH se puede transmitir por vía sexual (pene-vagina o pene-recto) mediante el intercambio de fluidos vaginales, semen o rectales, e incluso se dice que de liquido pre-eyaculatorio; a través del contacto con sangre, tejidos o agujas contaminadas;  y de la madre al niño durante el embarazo mediante la placenta o el parto y lactancia. Tras la infección, pueden pasar hasta 10 años para que se diagnostique el SIDA que es cuando el sistema inmunológico está gravemente dañado y no es capaz de responder efectivamente a las enfermedades oportunistas.

La transmisión por vía sexual.

El virus se puede propagar por vía sexual debido a la inseminación artificial con semen de una persona infectada, con líquidos corporales, incluyendo los espermatozoides y, con el sexo oral.  La infección puede propagarse de relaciones sexuales sin protección (sexo sin condón) con una pareja infectada, incluyendo: sexo anal, sexo oral, relaciones sexuales vaginales (pene-vagina)y se propaga a partir de: los hombres a los hombres, los hombres a las mujeres, las mujeres a los hombres, las mujeres a las mujeres
El virus puede entrar al cuerpo durante las relaciones sexuales a través del revestimiento de la vagina, de la boca, del pene, el recto, y de la vulva

El VIH se ha detectado en la saliva de personas infectadas, sin embargo, no existe evidencia de que el virus se transmite por contacto con la saliva. Las pruebas demuestran que la saliva tiene compuestos naturales que inhiben la capacidad de infección del VIH. No se ha encontrado evidencia de que el virus se transmite a los demás a través de la saliva tal como besándose.

Síntomas

Los síntomas del VIH son similares en los niños, los adolescentes y los adultos. Algunos adolescentes y adultos pueden desarrollar una enfermedad parecida a la gripe en el plazo de un mes o dos después de la exposición al virus VIH, aunque muchas personas no desarrollan ningún síntoma al infectarse. Además, los síntomas que aparecen, usualmente desaparecen en el plazo de una semana a un mes, y se confunden a menudo con los síntomas de otra infección viral.

Las infecciones oportunistas comunes en personas con SIDA pueden causar síntomas tales como: calambres abdominales, tos, dificultad o dolor al comer, fatiga extrema, fiebre, la falta de coordinación,
síntomas mentales tales como confusión y el olvido, úlceras en la boca y en la región genital, náuseas, enfermedades de  inflamación de la pelvis, las infecciones por hongos frecuentes o persistentes (orales o vaginales), erupciones en la piel persistentes o piel escamosa, convulsiones, diarrea grave y persistente, dolores de cabeza severos, falta de aliento, dolor de garganta, sudores, glándulas linfáticas hinchadas, la pérdida de peso, la pérdida de la visión, vómitos, así como las infecciones graves por herpes que causan llagas anales, llagas genitales, y llagas en la boca.

http://www.herpes-coldsores.com/std/

http://www.cdc.gov/std/Spanish/default.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Infecciones_de_transmision_sexual

Lisa Marr, MD. Sexually Transmitted Diseases; a John Hopkins Press; 1998

Documento en formato pdf