Sétimo mito: El sexo está centrado en el pene y lo que se puede hacer con el

Cuando el hombre llegue a los 50 o 60 años, siempre queda el recuerdo de que el pene debe de “comportarse” siempre como cuando tenían 18 años. Los hombres constantemente están poniendo un número de requerimientos de lo que el pene debe tener y estos pertenecen al de un mundo irreal. Los hombres no piensan que  el pene así como ellos tienen una evolución normal a través de su vida, y en el caso del pene se manifiesta en el tamaño, la dureza y la actividad sexual. Sin embargo muchos hombres están influenciados y creen que el pene es el centro de su sexualidad.

Algunos de los mitos y creencias más comunes sobre el pene se describen a continuación:

Mitos masc 7El tamaño: En el mundo perfecto, el pene viene en tres tamaños. Grande, súper grande y tan grande que no puede entrar por la puerta. Penes masivos, gigantes y enormes son los que comúnmente se describen en las novelas y revistas eróticas. No es raro que cuando el hombre promedio1 compara el tamaño de su pene con el de los antes mencionados, pueda tener un conflicto interno y pensar si puede “realmente” a su pareja con el tamaño de pene que tiene. Por que lo que aprende en la literatura erótica es que su pene es muy “pequeño” y las mujeres solamente pueden ser satisfechas con penes gigantes, lo cual es totalmente falso. Un pene promedio e incluso pequeño puede satisfacer a cualquier mujer, el tamaño no es lo que importa si no la actitud y la apertura con tu pareja. 

La dureza: Adicionalmente de que los penes son muy grandes, estos tienen que ser tan duros “como el acero”,  y si no son así de duros no podrán satisfacer a la mujer. El pene está formado de tejido esponjoso, músculo y sangre. Cuando esta erecto, es por que el tejido esponjoso se llena de sangre y se pone duro. En la vida del hombre el pene obtiene la mayor dureza entre los 16 y 25 años de edad. Posteriormente los tejidos esponjosos y las venas que abastecen de sangre al pene comienzan a deteriorarse lentamente en un proceso natural. Cuando el hombre se encuentra en los 50 o 60 años comienza a sentir que la erección no es tan dura como lo era en los 20 años y pueden pensar que si la erección no es dura no podrán satisfacer a su pareja. Los penes que no están totalmente erectos y duros también proporcionan placer a la mujer. 

Actividad: Nunca hemos leído artículos o novelas que manifiestan que “el pene semi erecto se introdujo en la vagina y le proporciono placer a su pareja”, o “luego de estar sexualmente con su pareja descansaron por unas horas para volver a estar juntos”. Por el contrario siempre leemos que los penes son grandes, duros y que una vez que ha eyaculado se recupera rápidamente para poder penetrar a su pareja de igual o mejor forma y darle placer por toda la noche.

Mitos masc 8

El pene ideal debe funcionar a la perfección y automáticamente, como una máquina bien aceitada. Se espera que se ponga erecto y duro inmediatamente su dueño le da la orden por que decide usarlo. Si bailas muy cerca a una mujer, ella debe sentir la fuerza de su erección; si una mujer te baja el cierre o cremallera del pantalón, se supone que el pene deba salir casi saltando y con una erección completa; si besas a tu pareja, debes de tener una erección inmediata. Este pene ideal no existe en el mundo real.
La función automática del pene es un requerimiento sin importar la situación o el medio que lo rodea. No importa que llueva o nieve, el pene “todopoderoso” debe de estar listo para la acción. No importa si estás enfermo o en buen estado físico, cansado o fresco, preocupado a totalmente presente; si te gusta tu pareja o no; si estas molesto o de buen humor, o si estas ansioso o relajado; no importa si has tenido alguna estimulación o no. El pene, además, se distingue por su habilidad de durar erectos por largo tiempo, incluso horas, muchas veces se mantienen erectos “toda la noche”. El pene debe de ponerse en atención y con una plena erección, eso es lo que se espera de “un pene de verdad”. Esto es un mito el cual muchos hombres lo creen como verdadero, el pene tiene una erección por que se ha recibido una estimulación y no porque se le da una orden para que se ponga erecto inmediatamente.

En este mito, el mensaje para los hombres y mujeres es claro, el hombre no puede salir de casa sin las llaves de la puerta y sin un pene duro y grande. No hay que ser muy inteligentes para poder darse cuenta que muchos hombres se sienten inadecuados sobre el tamaño y el “poder” de su pene y la presión de tener y mantener erecciones por largo tiempo, si estos se comparan con los penes todopoderosos que presentan los medios de comunicación y la literatura existente al respecto. Si bien los hombres se preocupan por el tamaño del pene que tienen, la dureza que presenta y el tiempo que lo pueden mantener erecto, es importante que sepa que estos atributos no están en relación al placer que puedan dar y que es posible controlar la erección para completar una relación sexual satisfactoria.

Cuando el hombre llegue a los 50 o 60 años, siempre queda el recuerdo de que el pene debe de “comportarse” siempre como cuando tenían 18 años. Los hombres constantemente están poniendo un número de requerimientos de lo que el pene debe tener y estos pertenecen al de un mundo irreal. Los hombres no piensan que  el pene así como ellos tienen una evolución normal a través de su vida, y en el caso del pene se manifiesta en el tamaño, la dureza y la actividad sexual. Sin embargo muchos hombres están influenciados y creen que el pene es el centro de su sexualidad.

Algunos de los mitos y creencias más comunes sobre el pene se describen a continuación:

El tamaño: En el mundo perfecto, el pene viene en tres tamaños. Grande, súper grande y tan grande que no puede entrar por la puerta. Penes masivos, gigantes y enormes son los que comúnmente se describen en las novelas y revistas eróticas. No es raro que cuando el hombre promedio1 compara el tamaño de su pene con el de los antes mencionados, pueda tener un conflicto interno y pensar si puede “realmente” a su pareja con el tamaño de pene que tiene. Por que lo que aprende en la literatura erótica es que su pene es muy “pequeño” y las mujeres solamente pueden ser satisfechas con penes gigantes, lo cual es totalmente falso. Un pene promedio e incluso pequeño puede satisfacer a cualquier mujer, el tamaño no es lo que importa si no la actitud y la apertura con tu pareja.  

La dureza: Adicionalmente de que los penes son muy grandes, estos tienen que ser tan duros “como el acero”,  y si no son así de duros no podrán satisfacer a la mujer. El pene está formado de tejido esponjoso, músculo y sangre. Cuando esta erecto, es por que el tejido esponjoso se llena de sangre y se pone duro. En la vida del hombre el pene obtiene la mayor dureza entre los 16 y 25 años de edad. Posteriormente los tejidos esponjosos y las venas que abastecen de sangre al pene comienzan a deteriorarse lentamente en un proceso natural. Cuando el hombre se encuentra en los 50 o 60 años comienza a sentir que la erección no es tan dura como lo era en los 20 años y pueden pensar que si la erección no es dura no podrán satisfacer a su pareja. Los penes que no están totalmente erectos y duros también proporcionan placer a la mujer.  

Actividad: Nunca hemos leído artículos o novelas que manifiestan que “el pene semi erecto se introdujo en la vagina y le proporciono placer a su pareja”, o “luego de estar sexualmente con su pareja descansaron por unas horas para volver a estar juntos”. Por el contrario siempre leemos que los penes son grandes, duros y que una vez que ha eyaculado se recupera rápidamente para poder penetrar a su pareja de igual o mejor forma y darle placer por toda la noche.

El pene ideal debe funcionar a la perfección y automáticamente, como una máquina bien aceitada. Se espera que se ponga erecto y duro inmediatamente su dueño le da la orden por que decide usarlo. Si bailas muy cerca a una mujer, ella debe sentir la fuerza de su erección; si una mujer te baja el cierre o cremallera del pantalón, se supone que el pene deba salir casi saltando y con una erección completa; si besas a tu pareja, debes de tener una erección inmediata. Este pene ideal no existe en el mundo real.
La función automática del pene es un requerimiento sin importar la situación o el medio que lo rodea. No importa que llueva o nieve, el pene “todopoderoso” debe de estar listo para la acción. No importa si estás enfermo o en buen estado físico, cansado o fresco, preocupado a totalmente presente; si te gusta tu pareja o no; si estas molesto o de buen humor, o si estas ansioso o relajado; no importa si has tenido alguna estimulación o no. El pene, además, se distingue por su habilidad de durar erectos por largo tiempo, incluso horas, muchas veces se mantienen erectos “toda la noche”. El pene debe de ponerse en atención y con una plena erección, eso es lo que se espera de “un pene de verdad”. Esto es un mito el cual muchos hombres lo creen como verdadero, el pene tiene una erección por que se ha recibido una estimulación y no porque se le da una orden para que se ponga erecto inmediatamente.

En este mito, el mensaje para los hombres y mujeres es claro, el hombre no puede salir de casa sin las llaves de la puerta y sin un pene duro y grande. No hay que ser muy inteligentes para poder darse cuenta que muchos hombres se sienten inadecuados sobre el tamaño y el “poder” de su pene y la presión de tener y mantener erecciones por largo tiempo, si estos se comparan con los penes todopoderosos que presentan los medios de comunicación y la literatura existente al respecto. Si bien los hombres se preocupan por el tamaño del pene que tienen, la dureza que presenta y el tiempo que lo pueden mantener erecto, es importante que sepa que estos atributos no están en relación al placer que puedan dar y que es posible controlar la erección para completar una relación sexual satisfactoria.