Tercer mito: El hombre no tiene problemas sexuales

Los hombres nunca tienen problemas sexuales. Esas cosas son para los inexpertos y los que no son hombres de verdad.

La ausencia de problemas sexuales de los hombres en los medios de comunicación, es infortunado por que juega un papel que refuerza la ficción que los hombres no tienen problemas sexuales de ninguna forma. Que un hombre no manifieste sus problemas sexuales, no significa que no los tenga, mientras que las mujeres son más honestas con ellas mismas y reconocen sus problemas sexuales buscando ayuda para solucionarlos. Para los hombres es muy difícil compartir con su pareja que tiene problemas con sus deseos, excitaciones, erecciones o eyaculaciones; que es lo que bloquea su erección o excitación, porque no logra erecciones completas, porque tiene eyaculaciones precoces o retardadas, etc. Incluso les es difícil el poder hablar de sus problemas con un especialista como un urólogo, un sexólogo o terapista. Generalmente los hombres les cuesta mucho trabajo el reconocer que tienen un problema sexual, tener conciencia del mismo y buscar ayuda.  

La realidad es que tanto los hombres como las mujeres tienen muchos problemas personales y estos incluyen problemas sobre sexualidad. Para el hombre es muy complicado aceptar que tiene una limitación sexual por que le compromete su hombría o el hecho natural de ser hombre. Cuando un hombre no reconoce que tiene una limitación sexual, es muy difícil que la pueda resolver con su pareja, con un especialista  o por sí mismo. No toma mucho tiempo en que la relación se vuelve distante y se deteriore rápidamente. Si el hombre aceptara esta deficiencia y la comparte con su pareja, es muy probable que ambos hubieran trabajado juntos para enfrentarla y resolverla, trayendo más cercanía y reforzando la relación.