Zonas erógenas del hombre (1) – Preparándose para el placer

ZONAS ERÓGENAS DEL HOMBRE

El cuerpo del hombre debe ser entendido antes de poder jugar con él. El problema radica en que la genitalia del hombre y el de la mujer son totalmente diferentes, por lo tanto es un poco difícil para la mujer el saber cómo es la mejor forma de acariciar a un hombre. Aunque existe un hecho claro de que el glande del clítoris de la mujer es el equivalente al glande del pene del hombre, estimular cada uno de ellos involucra diferentes técnicas y habilidades.  Finalmente la mayoría de mujeres simplemente proceden por acierto y error, imitando lo que han visto en las películas o han leído en algún libro de romance con la esperanza que su pareja le pueda confirmar que su toque le estimula y lo excita siendo la pareja la que le sirve de guía mediante la comunicación. Sin embargo hay que dejar en claro que muchos hombres no saben exactamente cuáles son las técnicas más efectivas para ellos mismos porque algunos muestran vergüenza de poder comunicar verbalmente que es lo que les gusta que su pareja les haga para excitarlos.

zonas-erogenas-hombre-1

No es sorpresa que muchos hombres sientan que la mayoría de mujeres no son lo suficientemente diestras en el manipuleo, el toque del pene y otras partes del cuerpo. La mayoría de inquietudes provienen porque la mujer agarra el pene muy fuerte o muy suave pero no con convicción e intención. Parece que las mujeres se muestras dudosas de aplicar presión o de jalar o de empujar el pene o tienen dudas por lo que se interrumpe el ritmo. Generalmente las mujeres tienen muy poco sentido de cómo controlar el orgasmo del hombre. Las manos de la mujer son capaces de dar una cantidad impresionante de placer erótico, sin embargo este es un talento que se aprende 10% con los libros y 90% con práctica y con técnicas que al principio parecerán mecánicas hasta que la mujer pueda integrar sus manos con la genitalia masculina de su pareja y también con otras zonas erógenas del hombre.

Lo importante es que se tenga el interés de aprender y mejorar la sexualidad de cada uno de nosotros.

Los objetivos de esta información son los siguientes:

Romper los lazos de ignorancia sobre la sexualidad masculina;

Acabar con los mitos sobre sexualidad, con información cierta y válida;

Motivar el aprendizaje, la exploración y la práctica sensual y sexual;

Dar información para escoger un camino sobre sensualidad, sexualidad y placer;

Educar en el sentido de que el sexo es natural, es bueno y es mágico para todos aquellos que quieran vivir esta magia

El toque de la mujer en el hombre hace que se excite simplemente si se encuentran los puntos erógenos adecuados. El hombre tiene muchos puntos erógenos y estimulando estos puntos el hombre estará excitado y listo para la acción. El punto erógeno más obvio es el pene pero existen otros caminos y zonas del cuerpo del hombre para excitarlo.

a4uwqjb4.bmpLa responsabilidad de tu pareja consistirá en abrir la comunicación hacia un nivel diferente, con madurez, respeto, comprensión y con el espíritu de incrementar el placer de ambas partes de una manera consistente.

Esperamos que, mientras leas estas páginas, la sexualidad vaya tomando otra perspectiva, la que tú le quieras dar. No te tomes la vida tan en serio y recuerda que lo importante es divertirse teniendo placer. Esperando que todos nuestros lectores se diviertan mucho,  deseamos que tengan un día muy placentero.

ZONAS ERÓGENAS DEL HOMBRE

No es necesario tener un conocimiento profundo de la anatomía erógena masculina para ser una buena amante; pero, conociéndola y respetándola, siempre podemos ser mejores seres humanos.

En términos generales, siempre hablaremos de lo que se puede hacer con cada zona erógena del hombre para estimularla, excitarla y darle placer. Partimos de que cada hombre es único, y por lo tanto todos son diferentes. Lo importante es lograr una comunicación abierta y clara para que exista una relación y un entendimiento de lo que se siente, siempre con el objetivo de rendirse al placer y sentirte más confiada con tu sexualidad. Como en otros aspectos de la vida, la sexual no es diferente: la confianza y seguridad personal se gana con la experiencia y no solo con los libros; no existe nada que pueda reemplazar TUS vivencias para fortalecer el crecimiento personal.

Nos gustaría comentar que hay un concepto equivocado y se cree que las zonas erógenas de los hombres se concentran en el pene y especialmente en la cabeza del pene o glande. La razón porque muchos hombres creen que esto es verdad es porque han sido educados que deben suprimir sensaciones del cuerpo de otra manera se les puede considerar débiles o no lo suficiente hombres. Muchas de las zonas erógenas del hombre se activan cuando ellos están relajados y las zonas erógenas son estimuladas de una manera lenta y suave. Una estimulación lenta y prolongada en las zonas erógenas pueden resultar en sensaciones de placer que conllevan a orgasmos que no se han sido experimentado anteriormente.  

zonas-erogenas-hombre-8No dejes de lado tus fantasías sexuales: son importantes para demostrarte que estás en comando de tu vida sexual, la cual es tu responsabilidad, y no la de tu pareja o amante. Dependerá de cuánto esfuerzo e intención les pongas a estas fantasías para que se conviertan en realidad y en manifestación de tu crecimiento sexual.

 PREPARÁNDOSE PARA EL PLACER

Una de las mejores prácticas antes de recibir y dar placer es la higiene. Antes de estar con tu pareja, hay que darse un baño y limpiar bien tus zonas erógenas. Una recomendación para tu baño previo a un encuentro sexual es utilizar un jabón sin olor. Hay que tener en cuenta que las esencias y fragancias de los jabones pueden irritar la piel sensible y la mucosa de los genitales. Si por alguna razón no puedes bañarte, ten una caja de toallas húmedas sin esencia y libres de alcohol para poder limpiarte el área genital y el ano.

Si vas a utilizar tus dedos para estimular a tu pareja, debes asegurarte de que tus uñas estén recortadas y suaves al tacto. Si no tienes las uñas cortas y limadas, puedes causar un efecto no placentero después de haber estado con el. Si no estás segura, siempre puedes usar guantes de látex o similares; estos guantes no solamente son una barrera segura para el contacto sexual, sino que además transformarán a tu mano en un instrumento de placer suave sin pliegues y muy cómodo. Sin embargo, no hay nada que remplace a la piel de los dedos en las partes más sensibles del cuerpo.

Documento en formato pdf